Cuando volver a casa se convierte en una empresa titánica

Mi cuarto en Dona Marta

Mi cuarto en Santa Marta

Ayer me enteré de que se ha roto una rueda del bondinho y que no va a haber transporte hasta el viernes por lo menos. Eso abre una perspectiva claustrofóbica en mi vida: subir de noche a pie durante casi 45 minutos significa encontrarse sí o sí con ratas del tamaño de gatos.

Tengo hasta sofá

Tengo hasta sofá

Tengo tres opciones: no salir de la favela de noche, lo cual reduce mi vida social al mínimo; dormir en casa de amigos, lo cual me aleja de mi cuarto y me convierte en una gitana; superar la fobia que tengo hacia las ratas y hacer como los moradores, que ni se inmutan cuando ven una.

Mi terraza

Mi terraza

Me dicen que hacía mucho que el funicular no se estropeaba. ¡Vaya suerte! Ahora mismo, estoy teniendo una crisis mística acerca de mi permanencia en la favela.

Y las otras vistas

Y las otras vistas

Anuncios

Un pensamiento en “Cuando volver a casa se convierte en una empresa titánica

  1. Esses contratempos trazem um “molho” especial ao seus relatos do dia a dia. Voce é forte e determinada. Las ratazanas? Esqueça-as que elas farão o mesmo com você!!
    Seja persistente nessa empreitada, amanhã será um dia melhor!! Um grande beijo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s