Feijoada para todos

_DSC4923

En la casa de Tia Helena hay mas ollas que en un restaurante

Cada primer sábado del mes, Gilson, que además de guía turístico tiene una agencia de producción de eventos, organiza una feijoada con samba para turistas y cariocas. Se llama ‘Pôr do Santa’, algo así como atardecer en Santa Marta. Obviamente, la casa de Tia Helena se convierte en la central de operaciones.

Más familia de Gilson

Más familia de Gilson

Incansable Tia Helena

Incansable Tia Helena

El sábado pasado era un ir y venir de personas: el hermano de Gilson, que vive en la zona norte, estaba de visita con su esposa, su hija, una amiga y sus dos hijas. Mientras Tia Helena cocinaba kilos y kilos de feijoada, los demás cataban la comida a la espera del evento de la tarde.

La sobrina del Gilson con el bebé de la vecina

La sobrina del Gilson con el bebé de la vecina

En el medio de este ambiente lúdico-festivo, Gilson me muestra un artículo en Internet: “Ex atracador se convierte en guía turístico y promotor de fiestas en Santa Marta”.
http://g1.globo.com/economia/pme/noticia/2011/08/ex-assaltante-vira-guia-de-turismo-e-promotor-de-festas-na-santa-marta.html

–        Gilson da Silva… ¿ése eres tú?

–        No, es mi hermano gemelo.

–        Déjame verlo.

–        ‘Congelou’, dice Gilson cerrando la pestaña.

–        Espera, quiero leerlo.

–        Está todo en google, búscalo si quieres, zanja con una sonrisa.

_DSC4997

Ya lo dije desde el primer momento: voy a conocer la historia de Gilson siempre y cuando él quiera. De nada sirve preguntar.
Claro que en cuanto tuve conexión a Internet busqué el reportaje de O Globo en google. El texto describe fielmente al Gilson que estoy conociendo: una persona afable, carismática, permanentemente de buen humor y “que no esconde su pasado”. En el reportaje del periódico carioca, publicado en 2011, Gilson cuenta su breve escarceo a los 20 años con el mundo del crimen. Su primer asalto a mano armada se saldó con un disparo en la pierna, su detención y una condena de cinco años, que fue reducida a dos.

Todavía no he hablado con él del asunto. Dijo que fliparía con su vida. Ya llegará el momento en que nos sentemos a hablar de ello. Con paciencia, todo se consigue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s