Aguas de março fechando o verão

La lluvia entra por la puerta

La lluvia entra por la puerta

Y llegó la tempestad. Dios, nunca he vivido algo parecido. En lo alto del morro, los truenos y los rayos parecen más fuertes. Todo tiembla. Y mientras el temporal se llevaba árboles por delante en la zona noble de la ciudad, y las calles se quedaban tan inundadas que los coches flotaban, llovía encima de mi cama. El agua entraba por todas partes: el techo de amianto no es precisamente sólido. También entraba agua por la puerta y viento por los resquicios de las ventanas.

–       ¿Todo bien por allí?, me pregunta la vecina desde el otro cuarto.

–       Sí, sólo espero que no se vaya la luz.

El agua se filtra por todas partes

El agua se filtra por todas partes

En pocos minutos el suelo estaba totalmente empapado y mis sábanas, mojadas. Nunca me había sentido tan desprotegida en una casa. Llovía tanto que no podía salir para ir al cuarto de abajo, donde vive Tia Helena. Cuando ya empezaba a estar desesperada, se abrió la puerta y entró Lucas.

–       Me manda mi abuela. Dice que a lo mejor estás asustada.

–       Sí que lo estoy.

–       Jajajajjaa, lo sabía. A ver si no cae un rayo encima del techo y nos fulmina a los dos.

–       ¡Callate! por favor.

–       Y dime, ¿cuánto años tienes?

–       Ya te lo he dicho, más de Cristo…

–       ¡¡No me vale esa respuesta!!

También las paredes están empapadas

También las paredes están empapadas

Al rato Lucas estaba saltando enloquecido encima de mi colchón, totalmente empapado. Después, me hizo un show de equilibrismo con unas muletas que Gilson tiene guardadas detrás del armario. Y finalmente acabó en mi cama, jugando con mi pie. Aquí el concepto de intimidad y de espacio es muy relativo. Ya me había convertido en su juguete particular.

–       Lucas, ¿tienes novia?

–       No.

–       Pero ya tienes 12 años…

–       (Silencio)

–       ¿No te gustan las chicas?

–       Sí que me gustan, eso no tiene nada que ver. Y tú, ¿tienes novio?

El temporal se ha saldado con cuatro muertos

El temporal se ha saldado con cuatro muertos

Al día siguiente, me entero de que la tempestad ha destrozado media ciudad y se ha cobrado la vida de dos personas, electrocutadas en pleno centro por una combinación de cable eléctrico y charco. No puedo evitar de pensar que mi cuarto está lleno de cables.
http://g1.globo.com/rio-de-janeiro/noticia/2013/03/polonesa-gravida-morreu-eletrocutada-50-m-de-hotel-durante-chuva-no-rio.html

Parece que un tsunami arrasó la favela

Parece que un tsunami arrasó la favela

Fuera, en la favela, la imagen es de post-guerra. La lluvia ha esparcido la basura por los callejones. Está todo sucio. Parece que un tsunami ha arrasado las calles. No puedo evitar de acordarme de la canción de Tom Jobim: “São as águas de março fechando o verão. É a promessa de vida no teu coração”.

http://letras.mus.br/tom-jobim/49022/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s