La otra cara de la pacificación

_DSC4833

Un muro invisible separa el asfalto del ‘morro’. Y por mucho que viva dentro de la favela, no dejo de ser la gringa, la periodista, la fotógrafa indiscreta a la que nadie confiaría sus secretos o sus pensamientos más profundos.

_DSC9701

Cuando trato de indagar acerca de la relación de los moradores con la pacificación, noto un pudor mezclado con una cierta incomodidad. Nadie quiere decir abiertamente qué opina de este proceso que tiene tan contentos a los habitantes de la zona noble de Rio de Janeiro, felices del descenso de atracos y de la casi total desaparición de las balas perdidas.

Todos se limitan a pronunciar frases vagas y se apresuran a cambiar de tema. A lo sumo, reconocen que están contentos con el fin de los tiroteos.

_DSC9507

Sólo algunos jóvenes, como el pintor Swell, se mojan un poco. Para él, la UPP ha ‘cortado el rollo’ en la favela. “Antes había muchas fiestas, mucho movimiento. Desde que están ellos aquí, no se puede hacer nada. Los jóvenes de la favela nos sentimos muy reprimidos”.

_DSC5456

En la época en que comenzó la pacificación, hace más de cuatro años, un grupo de moradores, encabezados por el rapero Fiell, prepararon una cartilla de derechos humanos para que los habitantes de Santa Marta supiesen cuando estaban siendo víctimas de abusos policiales. “Los agentes entraban aquí y pegaban a todo el que se interponía en su camino. Han matado a inocentes”, cuenta Swell.

_DSC9630

_DSC9681

Es difícil valorar cuál es la realidad en una favela como Santa Marta, porque la policía cuenta la película de otra forma. “Durante años el Estado estuvo completamente ausente. Los delincuentes aquí campaban a sus anchas”, relata un agente de la UPP. “Nuestro deber es limitar el volumen del narcotráfico, hacer que la vida de los que pasan drogas no sea cómoda. Somos conscientes de que no vamos a poder erradicarlo del todo, pero hoy en día la venta en la favela es casi exclusivamente para el consumo interno. Hace años la cola en la ‘boca de fumo’ llegaba casi hasta la calle. En cuanto a las fiestas, no podemos permitir que los habitantes hagan ruido a su antojo todas las noches. No pueden cerrar una calle para sus celebraciones impidiendo el paso de las personas. Estamos aquí para garantizar el orden. Hay que divertirse en el respecto de los otros”, explica el policía.

Fotos de Gilson Fumaça

Foto de Gilson Fumaça

Entonces… ¿cómo valorar lo que ha pasado hace un par de semanas con la fiesta de Gilson? Fumaça es un promotor cultural, además de guía turístico. Se gana la vida organizando fiestas de funk en la ‘quadra’ de la favela o eventos como el ‘Pôr do Santa’, el samba con feijoada que se celebra cada primer sábado del mes.

Gilson es promotor cultural en la favela

Gilson es promotor cultural en la favela

Foto de Gilson Fumaça

Foto de Gilson Fumaça

Hace dos semanas, Gilson había organizado una fiesta para su cumpleaños en el bar de Velho, en la parte alta de favela. Iba a ser una fiesta/evento, en la que los invitados pagarían un precio de entrada. Pero no pudo ser. Ese mismo día Preta Gil, la hija de Gilberto Gil, iba a dar un concierto en la ‘quadra’ , en la entrada de la favela.
http://www.youtube.com/watch?v=i12aTXUYY0k

_DSC7903

Gabriel, el teniente en cargo de la UPP de Santa Marta, llamó a Gilson y le pidió que anulara la fiesta. La razón: todos los agentes estarían destinados a garantizar la seguridad de la hija del ex Ministro de Cultura de Brasil. No querían arriesgarse con otra fiesta multitudinaria en la favela.

Foto de Gilson Fumaça

Foto de Gilson Fumaça

Gilson se resistió. Aseguró que no cedería. Al final, le llamó Priscila, la ex jefa de la UPP de Santa Marta,  hoy ascendida a super jefa en la Secretaria de Segurança del Estado de Rio.

Foto de Gilson Fumaça

Foto de Gilson Fumaça

–       ¿Qué te ha dicho esta mujer para que te haga cancelar la fiesta?

–       Me lo ha pedido por favor.

–       ¿Y tu has accedido?

–       ¡Qué remedio! Pero me fastidia. Siempre tenemos que ceder nosotros. Alquilan la ‘quadra’ para todo tipo de fregados a gente de fuera y siempre tienen la preferencia. Y nosotros, los moradores, que intentamos buscarnos la vida con nuestra programación, salimos siempre mal parados. No es justo. No es la primera vez que pasa.

Foto de Gilson Fumaça

Foto de Gilson Fumaça

Lo irónico es que en el último momento, Preta Gil canceló el show. Santa Marta se quedó sin concierto y Gilson, sin fiesta. ¿Y para qué?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s