Horror vacui

_DSC0481

O debería decir: horror a la normalidad.

Parece que la pacificación no le agrada a nadie. A muchos moradores de la favela desde luego que no. Recuerdan con nostalgia la época en la que los bandidos iban con fusiles al hombro por los callejones. “Estaban acostumbrados a vivir del cuento. Se arrimaban a los traficantes y recibían todo tipo de ventajas”, cuenta un policía. “No pagaban la electricidad, porque el traficante les dejaba engancharse gratis. Cuando acababa el gas, el traficante llevaba una bombona de regalo. Había fiestas, giraba la coca, todo el mundo vivía la vida, aunque el precio fuese aguantar los tiroteos”, añade.

_DSC0390

Por cierto, la pacificación tampoco les gusta a los policías, en el fondo. “Ahora hacemos rondas por las callejones, intentamos reducir la venta de droga al máximo, pero nuestra función es mantener lo que se ha conseguido. Cada vez más hacemos funciones de policías de proximidad, resolvemos los problemas diarios de la comunidad, llevamos a las mujeres a parir al hospital, hacemos mediación entre un marido violento y una mujer maltratada… no digo que no sea útil, pero esta emoción de entrar en la favela entre tiros, fusil al hombro, todos juntos, en fila india… es otra cosa, es mucho más emocionante, la adrenalina corriendo por las venas, todos alerta… Yo reconozco que echo en falta este tipo de operaciones, aunque racionalmente sé que para Rio es mejor que las favelas estén pacificadas y para mí también, porque por la miseria de sueldo que nos pagan, no vale la pena arriesgar la vida”, cuenta un policía destinado en Santa Marta.

_DSC0404

Por supuesto, la vida cotidiana de una favela aburre a los periodistas. Las teles y las revistas aman el BOPE, esos trajes de tortugas ninja, los carros blindados, los helicópteros… Esta tontería de querer retratar lo cotidiano de una favela pacificada aburre a las ovejas, en este mundo de emociones cada vez más fuertes y más cinematográficas.
Hasta algún amigo fotógrafo me pregunta, visiblemente aburrido con mi planteamiento: “Pero Valeria, ¿qué estás haciendo en Rio? Estas fotos…”.

_DSC0502

_DSC0547

Está claro que la cordialidad no vende. Ya me lo dijo hace años un profesor en un curso de guión. “A la gente le gusta el conflicto, los personajes malditos, los hijos de puta, las intrigas, las traiciones… La cordialidad no despierta emociones”.
Sé perfectamente que este blog está destinado al fracaso, y este proyecto fotográfico también. Lo cotidiano no interesa, las micro-historias tampoco, la visión de unos moradores sobre la pacificación aún menos… ¿Estoy loca dedicando horas de mi vida a esto? Puede ser, pero también soy feliz.

_DSC0479

Sigo pensando que si en los telediarios hubiese más historias de superación, como la del fotógrafo Bruno Itan, este mundo ganaría mucho.
https://historiasdelapacificacion.wordpress.com/2013/03/22/el-fotografo-del-gobernador/

_DSC0525

La denuncia del horror tiene sus límites. Es la liturgia de lo mismo: lágrimas, indignación, imágenes espeluznantes… ¿Y luego qué? ¿Por qué la emulación tiene que ser sólo emulación de lo violento? Emulación del loco que mata a 30 niños en un colegio en los Estados Unidos, Alemania, Suecia… emulación del loco que lleva un cinturón con explosivo y salta por los aires en un autobús en Israel, Afganistán, Irak… emulación del hijo puta que echa ácido en la cara de su ex esposa en Paquistán, España, la India…
¿A nadie se le ha ocurrido nunca que si los periodistas y los fotógrafos contásemos historias de superación, la gente emularía también a estos personajes?

_DSC0387

Estaré loca, pero me encanta lo que estoy haciendo. Anti-periodismo. Es eso.

_DSC0633

Anuncios

2 pensamientos en “Horror vacui

  1. Pues no, precisamente lo que estás haciendo ahora es verdadero periodismo, al menos para mí. Regodearse en mostrar la sangre no tiene nada que ver con informar, por eso dejé hace tiempo de ver telediarios. ¿Por qué una desgracia acaecida a una persona en la otra parte del mundo es considerada noticia, y no lo es que un chico cumpla su sueño? Te animo a seguir por ese camino

  2. Valéria, você está fazendo um trabalho maravilhoso, esse seu olhar é único, rico, cheio de emoções também. Estou louca para ler o livro que espero que você consiga escrever sobre esse projeto genial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s