La increíble historia de Cássia

_DSC0153

En la favela de Cantagalo, situada entre dos barrios de lujo de la zona sur de Rio, Ipanema y Copacabana, vive Cássia, una mujer cuya historia merece un tratamiento aparte.

_DSC0149

Cássia trabajó 23 años en el Banco do Brasil. Tenía un cargo de responsabilidad y cuando llegó la crisis económica en la época de Collor de Mello, en la que los brasileños padecieron un corralito y perdieron todos sus ahorros, tuvo que empezar a despedir a varios subordinados. “Recuerdo el día que dije hasta aquí hemos llegado. Había un chico en mi departamento que había pasado por un grave problema de adicción al alcohol. Era un caso clarísimo de superación. Sabía que si le despidiese, volvería a caer en el abismo. No me dejaron opción. Ese día salí del trabajo llorando, lloraba tanto que no podía ni conducir. Y dije: no quiero más”.

_DSC0145

Cinco años después, Cássia supo que aquel chico se había suicidado. Mientras tanto, su vida había dado un vuelco radical. “Siempre me había gustado la música, y cuando dejé el banco, sin tener nada, comencé a estudiar de nuevo y encontré un trabajo como profesora de música en esta favela”. En aquel entonces, Cássia vivía en Tijuca, un barrio de clase media de la zona norte de Rio de Janeiro. Enseguida se dio cuenta que no era viable ir todos los días a Cantagalo, que todavía no estaba pacificada. Por eso, alquiló una casita dentro de la favela y para que le cuadrasen las cuentas, fue alquilando los cuartos de su apartamento del asfalto, donde vivía con su hijo.

_DSC0308

Desde 1999 hasta 2006, Cássia sobrevivió con un sueldo básico, dando clases de harmonía y canto a decenas de niños y adolescentes. Un buen día la ONG decidió cerrar el programa y migrar para otra favela, más necesitada según la dirección. Cássia se planteó ir con ellos, pero enseguida entendió que no podía dejar a sus alumnos, a sus madres, a una comunidad que la había acogido y había dado un nuevo sentido a su vida. Decidió quedarse, esta vez sin nada.

_DSC0162

“Tuve que alquilar todas las habitaciones de mi casa en Tijuca, pero el dinero no llegaba para nada, mucha parte iba a parar al nuevo programa de música, ya que no contaba con ninguna ayuda institucional. Al final, la madre de una alumna me ofreció la terraza de su casa. Me dijo que podía construir un pisito encima del suyo y que a cambio, no pagaría alquiler durante un tiempo”. La casita de Cássia fue construida con la ayuda de unos cuantos amigos y voluntarios. Algunos donaron ladrillos, otros horas de mano de obra. Y poco a poco, su nuevo hogar comenzó a tomar forma. “No tengo ni suelo, cuando llueve se encharca todo porque el techo es muy precario. Pero aquí estoy, aguantando”.

_DSC0187

_DSC0298

Lo más increíble es que Cássia acoge en su casa a cuatro niños y a una madre soltera. “Daiana, Luiza e Ludmila son tres hermanas que vivían al final de esta calle. La salud de la madre es frágil. Un día, hace años, encontré a la recién nacida en un charco de lluvia, encima de un colchón empapado, cubierta de papel de periódico podrido. Llovía mucho dentro de la casa porque el techo de su casa estaba muy dañado. Hacía días que no le había cambiado los pañales, la pobre niña tenía llagas. La madre me rogó que me encargara de ella, y las hermanas vinieron atrás”.

_DSC0214

_DSC0195

_DSC0224

_DSC0208

Desde la muerte del padre, Cássia, que lleva dos marcapasos, se encarga de su alimentación y educación. Las niñas la llaman ‘mamá’, pero no dejan de visitar a su verdadera madre todos los días.

–       ¿Por qué preferís vivir con Cássia?

–       Porque en casa de mi madre no comemos, no nos hace caso y además, no podemos hacer nada.

_DSC0176

_DSC0292

_DSC0220

Cássia deja que inviten a sus amiguitas en casa, que siempre está llena de niños jugando. También vive con ella Cleice, una ex alumna de su curso, una bailarina de samba con un cuerpo escultural. “Se enrolló con un narcotraficante y se quedó embarazada muy joven. Tras años de maltrato, un día me llamó y me preguntó si podía quedarse conmigo. Y aquí estamos, ella y Yuri, su hijo, que para mí es como un nieto”.

_DSC0302

Hoy Cássia mantiene a esta peculiar familia con la renta que consigue del alquiler de su apartamento. Dirige su propia ONG, Harmonicanto y asegura que nunca se ha arrepentido de su elección.
http://www.harmonicanto.org.br/a-associacao/historia/

_DSC0201

_DSC0244

–       ¿No echas de menos una vida normal en una casa normal?

–       La verdad es que no. Soy muy feliz, he encontrado mi lugar.

–       ¿Y tus hijos? ¿Tu ex marido?

–       Durante  muchos años pensaban que estaba loca. Mi hijo, el que vivía conmigo, nunca quiso venir aquí para ver lo que estaba haciendo. Hasta que hace poco se acercó para conocer la ONG y me dijo: ‘Estoy orgullosa de ti’. Ahora que es adulto y padre, es capaz de entender mi elección. Es un alivio.

_DSC0258

_DSC0240

–       ¿La favela ha mejorado con la pacificación?

–       Claro, está mucho más tranquila, aunque yo nunca tuve grandes problemas con los traficantes. Recuerdo la primera vez que vi a un bandido armado hasta los dientes. Me quedé pasmada. Luego te acostumbras a ver fusil para arriba, fusil para abajo. Y también te acostumbras a la pacificación.

Anuncios

2 pensamientos en “La increíble historia de Cássia

  1. Vaya tela! Me quedé sin palabras.
    Flor, tenho passado seu blog para alunos. Alguns vão visitar ou morar no Rio e, apesar do blog estar em espanhol, o blog acaba sendo uma ótima fonte de informação.
    E eles me fazem perguntas. Uma delas é sobre o surgimento dessas favelas. Por serem ocupações, em que momento os moradores – parte deles – conseguiu a propriedade dos terrenos? Você saberia explicar? Eu sei que as favelas tem muitas décadas e que já passaram por ondas de crescimento e desapropriação. Mas não sei muitos detalhes…
    Enfim, comento aqui porque percebo que é uma dúvida que chega para quem está vendo de fora.
    bj!

    • Investigaré, de momento voy un poco atrasada con la redacción, pero prometo investigar (algo sé, entre las políticas de Lula y el PAC se ha avanzado mucho en este sentido)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s