La agente Juliana se despide de la UPP

Juliana UPP 3

“Queridos amigos,
hoy cierro un capítulo muy importante de mi vida y necesito compartirlo con todos vosotros. Es un momento de cambios muy especiales en mi vida. Acabo de salir del proceso de pacificacación por “razones personales”.
Muchas gracias a todos los que siempre confiaron en mi trabajo y en mi potencial. Todo el mundo sabe que siempre me he sentido muy comprometida con lo que hago.
En esos cuatro años he trabajado con superiores excepcionales y también tuve que lidiar con muchas personas negativas, que no aceptaban que una SOLDADO puede desarrollar un trabajo como el mío. Esto en ningún momento me debilitó. Siempre tiré para adelante con la cabeza bien alta, con honestidad y dando lo mejor de mí”.

Juliana UPP 2

Conocí a Juliana el año pasado en el morro de los Prazeres, cerca del barrio de Santa Teresa, durante un evento en el que se repartían huevos de Pascua a los moradores de la favela.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/03/28/huevos-de-pascua-en-el-morro-dos-prazeres/
Me llamó la atención la ilusión con la que desempeñaba su tarea, un desafío complicado por ser policía y mujer en un entorno hostil.
Por eso su carta, publicada hace unos días en el muro de su Facebook, me llamó la atención.
Juliana resumía emotivamente su trayectoria junto a la Policía Pacificadora de Rio de Janeiro y desvelaba la razón de su despedida del cuerpo.

Juliana UPP 9

“La UPP de Prazeres/Escondidinho fue mi segunda casa y los niños de esa comunidad fueron tratados como si hubiesen salido de mí, incluso sin tener todavía la experiencia de SER MADRE, en fin, allí no sólo cumplí los ideales de la pacificación, sino que aprendí la verdadera esencia de la vida. Allí hice muchas amistades sinceras.
Este año Dios me miró y pensó que yo debería ser bendecida con el regalo más preciado de la vida: ¡UN HIJO!
Me ausento del PROCESO DE PACIFICACIÓN llena de esperanzas y deseando que todo vaya bien y que el proceso se consolide cada día más. Quédense seguros de que con todas las dificultades que tenemos, HACEMOS SIEMPRE LO MEJOR Y HASTA LO IMPOSIBLE por las comunidades pacificadas y las personas que están allí.
A la UPP Prazeres/Escondidinho y a mis queridos niños digo: no olvidéis nunca las enseñanzas que me empené en transmitir. Sois nuestro futuro. ¡Creemos en vosotros!
A los amigos y colegas que continúan en el proceso de pacificación, que Dios les proteja infinitamente, cuenten siempre conmigo en cualquier momento.
¿Quién sabe si dentro de un año volveré?
¿Cuántas personas viven toda su vida sin saber lo que saben y aman? Muchos.
No ser una de ellas es mi misión.
Un abrazo grande.
Juliana”.

Juliana UPP 7

La sentida despedida de Juliana contrasta con la mala prensa de la Policía Militar, acusada de protagonizar un sinfín de casos de violaciones de los derechos humanos.
El más reciente es el de Cláudia Ferreira da Silva, la mujer cuyo cuerpo sin vida fue arrastrado por un coche policial a lo largo 350 metros. Un videoaficionado lo grabó todo y, sin querer, destapó el enésimo episodio de negligencia policial.
Vídeo: http://extra.globo.com/casos-de-policia/viatura-da-pm-arrasta-mulher-por-rua-da-zona-norte-do-rio-veja-video-11896179.html

_DSC1167

La mujer, de 38 años, había sido víctima de un tiroteo entre narcotraficantes y Policía el pasado 15 de marzo en una favela de la zona norte del Rio de Janeiro. En un primer momento, los agentes dijeron que la mujer había sido socorrida y llevada con vida al hospital. Sin embargo, el vídeo les obliga a cambiar la versión. Durante el interrogatorio, aseguran que tuvieron que salir por pata de la favela y que los moradores enfurecidos intentaron abrir el maletero del coche, algo que los habitantes de la comunidad desmienten tajantemente. De ahí que el cadáver de Cláudia, según los policías, habría quedado colgando y llegase en carne viva al hospital.
Posteriormente se descubrió que dos de los agentes responsables de la muerte de Cláudia habían estado involucrados al menos otras cinco muertes.

Captura de pantalla 2014-04-02 a las 03.14.56
La revista Veja publicaba el 31 de marzo un reportaje con el título: “Brasil necesita una nueva Policía”. En él se analizan las malas prácticas de este cuerpo militarizado y se buscan los motivos en la corrupción, en una técnica de entrenamiento heredada de la época de la dictadura y en la descoordinación con la Policía Civil.
http://veja.abril.com.br/noticia/brasil/o-brasil-precisa-de-uma-nova-policia

Juliana UPP 8

No es la primera vez que Veja publica un reportaje de este tipo. En agosto de 2010 el sociólogo Claudio Beato afirmaba en una entrevista: “Necesitamos de una nueva Policía”. El profesor argumentaba así su afirmación: “Necesitamos policías con un perfil diferente al que tenemos hoy en Brasil. La Policía de otros países han sido formada para entender la complejidad del fenómeno criminal, con capacidad para identificar patrones y analizar los datos de diversa naturaleza y ser capaz de incorporar este conocimiento a la planificación y la investigación policial. Nuestra Policías son extremadamente corporativas y todavía están aferradas a directrices colegiales o militarizadas. Peor aún, por disposición constitucional se dividen en dos y tienen una baja propensión a compartir datos e información. Esto termina comprometiendo tanto la capacidad de investigación como el patrullaje”.

Juliana UPP 6

Para muchos, el éxito de la pacificación pasa por una reforma profunda de la Policía Militar. Los grupos más críticos, como Favela não se cala, abogan por la desaparición de este cuerpo; otros sugieren que sea desmilitarizada.
La imagen de la Policía están tan desmejorada en la sociedad carioca que unos agentes han creado una página en Facebook llamada ‘Sou policial, e sou legal’, en la que publican fotos de buen rollo con la población local o imágenes de la buena acción del día.

Juliana UPP

Está claro que no se pueden tolerar abusos y actos de violencia por parte de los agentes, cuya misión debería ser proteger a los moradores de las favelas. Pero no hay que olvidar que en la UPPs, un cuerpo reciente integrado por policías jóvenes y supuestamente no corrompidos por las malas prácticas, hay muchas Julianas que creen que otro mundo es posible. Personas como Faria, que enseña karate en su tiempo libre a los niños de Santa Marta.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/03/24/karate-como-instrumento-de-la-pacificacion/
Pensar que todo policía es enemigo es tan injusto como afirmar que todos los habitantes de la favela están relacionados con la criminalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s