Después de Copacabana, arde el Alemão

Foto: redes sociales

Foto: redes sociales

Todo empezó el lunes por la noche cuando una señora de 72 años fue alcanzada por una bala durante un tiroteo entre narcos y Policía en Nova Brasilia. Arlinda Bezerra das Chagas recibió un disparo en la barriga y falleció poco después. Como viene siendo habitual, en las redes sociales se culpó a la UPP, mientras ninguna fuente oficial se encargó de confirmar o desmentir esta acusación.

En pocos minutos hubo una protesta en la calle de Itararé, en el Complexo do Alemão. Varios autobuses fueron quemados y se repitieron las mismas escenas de guerrilla urbana, que se han convertido en una macabra costumbre en Rio de Janeiro. Un grupo de vándalos destrozó el centro de salud de la favela. Periódicos locales como O Dia mostraban en sus ediciones digitales los destrozos.

bus incendiado

Foto: redes sociales

Lo que más me llama la atención es que la que la TV de la Globo en su cobertura se refiere constantemente a los autores de las protestas como a los ‘bandidos’. Eso me obliga a plantearme unas cuantas preguntas. ¿Quiere decir la principal TV de Brasil que los narcotraficantes están detrás de estas protestas aparentemente espontáneas? ¿O están criminalizando una población cansada de que maten a su gente a tiro limpio, metiendo a todo el mundo en el mismo saco? ¿Eran moradores o traficantes los que estaban quemando autobuses y destrozando el centro de salud? ¿O a lo mejor miembros de los grupos radicales que están en contra de las UPP?

Las imágenes por sí solas no ofrecen ninguna explicación. Por ello recurro al chat de grupo con mis amigos del Alemão. Les explico mis dudas y pregunto: ¿quién estaba detrás de los destrozos de ayer?

Foto: Edson Silva

Foto: Edson Silva

Acude a mi llamada Leandro, un fotógrafo que vive en el barrio de Penha, y que se declara amante de esta favela y de su gente. “Valeria, los moradores no queman los autobuses. Mira la cantidad de personas que viven en las comunidades (millones) y los que salen a destrozar un centro de salud. No sé si esta gente representa al pueblo. Por otra parte, si a las personas realmente les importara la muerte de otros, no serían tolerantes con los bandidos. Porque quien ostenta un fusil, una pistola o una ametralladora (símbolos bélicos de guerra que arrebatan vidas) no puede compartir el mismo espacio con personas que tanto aprecian la vida, desfilando junto a personas, muchas de las que hoy se quejan de la pacificación”.

Foto: Edson Silva

Foto: Edson Silva

Hay quien dice que se siente inseguro, en el medio de una guerra civil. Leandro lo tiene claro: las cosas no mejorarían si la Policía Pacificadora saliese de las favelas. “Las personas se quedan sentadas reclamando del Estado y usan ese argumento como una disculpa para su inutilidad. Se vuelven bandidos con la excusa de que son víctimas de la sociedad. Todos dependemos del Estado, pero nadie aquí deja de ser un ciudadano digno de reconocimiento por causa de ello. Hay personas que disfrutan con estos tumultos, les gusta la adrenalina del vandalismo. Hay también los que fueron víctimas de la violencia policial y están cabreados, con toda la razón. Y hay personas sin criterio, unos mandados, que ven personas que dicen en Facebook que hay que destrozarlo todo y salen de su casa para eso. Fomentan el odio en las redes sociales, no tienen ni idea de los que es la sociedad y ni saben por qué luchan. Se dicen activistas, pero no saben estar en sociedad. Todo el mundo tiene derecho a manifestarse, pero si destrozas un hospital, que ya funcionaba mal de por sí, te conviertes en un vándalo. Y después no vale quejarse de que no hay médicos ni profesores. Obvio que no puede haber. Todo el mundo se muere de miedo, nadie quieren trabajar en estas favelas”.

Foto: redes sociales

Foto: redes sociales

Por lo pronto, ayer 15.000 alumnos se quedaron sin clases. “La culpa no es de la Policía. En este caso, la culpa es del pueblo. Lo que precisa una pacificación es la mentalidad de la gente”, concluye Leandro.

Su razonamiento no aclara mis dudas, pero al menos ofrece una visión diferente de las cosas. Siento mucha manipulación estos días: tanto desde los medios de comunicación, que tachan a todos los manifestantes de “bandidos”, como en una parte de las redes sociales, donde el odio y el rechazo hacia la UPP es cada vez más fuerte. En estas condiciones es muy complejo trazar un mapa fidedigno de la realidad.

La tienda de Andréia

_DSC8806

Santa Marta We Care. El nombre de la marca de ropa y complementos a la venta en la nueva tienda de souvenirs de esta favela no es baladí. Es una clara referencia al videoclip ‘They don’t care about us’, que la mega estrella del pop Michael Jackson rodó en Santa Marta mucho antes de la pacificación.

Tienda 5

_DSC8805

La idea viene de la agencia de comunicación NBS Rio+Rio, que lleva a cabo varios proyectos en esta comunidad. En este caso, se trata de una colaboración con el Sebrae, el Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro e Pequeñas Empresas. Y así la pequeña tienda de Andréia, la artesana de Santa Marta, crece, se renueva y se expande, gracias a la asociación con otras tres empresarias.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/05/06/la-artesana-y-la-bala-perdida/

_DSC8810

La primera colección tiene unas 600 piezas, que se venden a un precio que oscila entre los 10 y los 60 reales. La creatividad de estas chicas no tiene límites. Incluso participa el hijo de Andréia, que a sus 12 años inspira con sus dibujos camisetas e incluso el mismo logo de la tienda.

_DSC8802

La tienda se llama Santa Marta Souvenirs. Se inauguró hace dos semanas con una rica feijoada en la terraza de Micheal Jackson, como no podía ser de otra forma. Feijoada que me perdí porque Gilson me llevó a ver mi primer partido de fútbol, nada más y nada menos que la final del campeonato (Flamengo-Vasco) en el Maracaná. Pero ésa es otra historia.

Foto: Salete Martins

Foto: Salete Martins

Foto: Salete Martins

Foto: Salete Martins

La iniciativa pretende profesionalizar la relación comercial de estas artesanas, además de “sintonizar la producción de souvenirs con las tendencias de la moda contemporánea y el estilo de vida de sus visitantes”, tal y como destaca un periódico online. El fin último es incentivar el turismo y el comercio local, y ofrecer productos que satisfagan el gusto de los turistas europeos y norteamericanos.

Foto: Salete Martins

Foto: Salete Martins

El proyecto ha tenido mucha repercusión en la prensa local y ha salido hasta en el diario O Globo. Es la otra cara de la pacificación.
http://oglobo.globo.com/rio/sim-elas-ligam-para-favela-santa-marta-12033477

Aprovechando el día para verde nuevo el libro de Mônica Rodrigues, que donó 700 ejemplares a la comunidad para que sea vendido en esa tienda.

Aprovechando el día para ver de nuevo el libro de Mônica Rodrigues, que donó 700 ejemplares a la comunidad para que sea vendido en esa tienda.

 

 

Guerra en Copacabana

Pavao

Foto: Salete Martins

Lo decía ayer Thayná, la hija de Gilson, antes de que empezaran la protesta en Copacabana. “No me parece buena idea que vengas a verme a la favela. Está todo muy raro. Enfrentamientos entre bandidos y Policía… Tengo miedo de que pueda acontecer algo”.

No pasaron ni tres horas de esta conversación, que se montó el lío. Un muerto y varios coches quemados en uno de los barrios más turísticos de Rio de Janeiro, y a sólo un mes y medio del Mundial.

protestos

Los tumultos comenzaron por una protesta por la muerte de Douglas Rafael da Silva Pereira, un conocido bailarín de 26 años que incluso salía en uno de los programas de tele más vistos en Rio, Esquenta. Su cuerpo fue encontrado en una guardería con claros signos de violencia. “Tenía muchas marcas de patadas en el cuerpo”, ha denunciado su madre, enfermera.

La sangre de Douglas, según moradores de Pavão/Pavãozinho en Twitter

La sangre de Douglas, según moradores de Pavão/Pavãozinho en Twitter

Hay dos teorías sobre la muerte del chaval y ambas apuntan a la UPP, la Policía Pacificadora, como autora del crimen. Algunos moradores dicen que el chico se quejó con unos agentes por la moto de un amigo, incautada bajo la acusación de haber sido robada. Según otra versión, Douglas huyó de un tiroteo entre Policía y narcos, se refugió en la guardería, donde habría sido descubierto y pegado hasta la muerte. La Policía Militar no ha confirmado ni desmentido ninguna de las dos versiones.

Douglas en el programa de TV Esquenta

Douglas en el programa de TV Esquenta

Douglas era muy querido por todos, un ejemplo para la comunidad. “Un tipo humilde y simpático con todos. Siempre hablaba conmigo”, recuerda Thayná. Por eso la reacción de los moradores ha sido tajante. Rio de Janeiro vivió ayer por la noche escenas de guerrilla urbana: barricadas, personas corriendo, pedradas, ventanas rotas, coches ardiendo, bombas y finalmente, un intenso tiroteo en el que perdió la vida un chico de 27 años, que recibió un tiro en la cabeza. Una de las arterias principales del barrio, Nossa Senhora de Copacabana, tuvo que ser cerrada.
Esta galería de fotos del diario O Globo da una idea de cómo fue la noche: http://oglobo.globo.com/rio/protesto-confusao-no-pavao-pavaozinho-12267387

protestos2

El caso es que no es la primera vez que los moradores de Pavão, Pavãozinho y Cantagalo protestan por los abusos policiales. El 2 de abril hubo otro revuelo en estas favelas por la muerte de dos personas a tiros. En esta ocasión, los habitantes de las tres comunidades también bajaron a la calle y protestaron delante de la estación de metro General Osório. En marzo pasó algo parecido y hubo dos días de enfrentamientos armados. “Pero ésta ha sido la peor de todas. Sentí mucho miedo. Todo Copacabana ayer se murió de miedo”, asegura una moradora, que dice tener pavor de la Policía.

manifestacao-pavao-pavaozinho

Las muertes a manos, supuestamente, de policías militares y las denuncian de abusos policiales se están convirtiendo en la regla, más que la excepción, en varias favelas pacificadas. Lo peor es que no hay investigaciones exhaustivas por parte de las autoridades. Los moradores se quedan con la idea de que una Policía violenta y arbitraria mata a su gente, mientras los responsables miran para otro lado. ¿Dónde queda la verdad entonces? ¿No sería mejor reconocer los errores y alejar los agentes corruptos, escenificando una catarsis? ¿O, en el caso contrario, demostrar con investigaciones fehacientes que la bala que mató a tal joven vino del fusil de un narcotraficante?

Hay algo que se me escapa en esta ‘guerra’ y en esta ‘pacificación’, cuyo nombre cada día me parece más inapropiado, casi una broma de mal gusto.

Pequeños proyectos que cambian el mundo

IMG_20140411_210355[1]

“Mi vida cambió gracias a estas dos personas”, me susurra al oído Gilson Fumaça durante la presentación del libro de Mônica Rodrigues, ‘Tudo junto e misturado: almanaque da favela’. No es para menos. El guía turístico más carismático de Santa Marta dejó atrás una vida ligada al pequeño crimen gracias a un programa de turismo sostenible que esta antropóloga implantó en la primera favela pacificada de Rio de Janeiro.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/05/07/la-inventora-del-rio-top-tour/

Verônica Moura exhibe su ejemplar

Verônica Moura exhibe su ejemplar

Los guías turísticos de Santa Marta y sus mentores

Los guías turísticos de Santa Marta y sus mentores

El viernes en la librería Travessa de Botafogo celebraban la publicación del libro varios guías de Santa Marta, que se formaron en aquella promoción y que hoy trabajan activamente con el turismo. Algunos incluso han creado su propia empresa.

IMG_20140413_110155

Salete Martins y su marido, José Carlos Pereira, Verônica Moura, Andréia Miranda… sus vidas también cambiaron por completo gracias al Rio Top Tour. Hoy se codean con gente de todo el mundo y no sólo turistas: ministros, diplomáticos, cineastas y músicos de renombre han conocido la historia de Santa Marta gracias a ellos o han comprado un souvenir made in Santa Marta en la tienda de Andréia.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/05/06/la-artesana-y-la-bala-perdida/

IMG_20140411_195512

IMG_20140411_195019

Mônica se pasó la noche firmando ejemplares a las decenas de personas que acudieron para hacerse con el libro. La tirada es de 2.000 ejemplares. Ella ha donado 700 volúmenes a los guías para que sean vendidos dentro de la favela. “La idea es demostrar que otro turismo es posible, sólo eso. Y ayudar, a través de este libro, a crear una opinión basada en esta posibilidad concreta. Santa Marta pasó a ser una referencia después de casi 20 años en los que Rocinha fue el único ejemplo, a partir de la disposición de un grupo de moradores. Hoy otras comunidades pueden tener este destino. Es necesario invertir en educación (cursos técnicos enfocados al empresariado social) y en políticas públicas. Y los moradores tienen que formar a parte de todo ello cogiendo al vuelo las oportunidades con entusiasmo “, explica.

IMG_20140411_194920

“La idea nació durante una reunión con el equipo de guías, después de que Mônica tuvo que salir del proyecto por un cambio en el Gobierno local. Ella estaba triste y preocupada por no poder seguir con su idea. Entonces a Verônica se le ocurrió que escribiese un libro para que su concepto pudiese ir más allá de Santa Marta. Yo ayudé a conseguir el patrocinio y hoy estamos aquí, presentando el libro”, cuenta Salete sonriente.

Con Ivanildo Carmos, el autor de las fotos

Con Ivanildo Carmos, el autor de las fotos

Mônica escogió a dos maquetadotes del mundo del design para imprimir un aire fresco a la publicación. También eligió a Ivanildo Carmo, un morador del morro, para que se ocupase de todas las fotos. Ivanildo participó hace más de una década en un proyecto llamado ‘Olhares do morro’, creado por el fotógrafo francés Vincent Rosenblatt. Pero ésa es otra historia, y muy buena, y voy a tener que contarla en otro momento, después de sacar del baúl de los tesoros los secretos que guarda en su corazón este fotógrafo sensible, atormentado y amante del cine llamado Ivanildo.

IMG_20140413_110207

Diferente, divertido, dinámico

IMG_0435

Las tres D de David Portes llegaron esta semana a Santa Marta. El que es considerado uno de los oradores mejor pagados de Brasil ofreció una conferencia a los moradores de la favela, con el fin de inspirar optimismo en la incipiente clase empresarial que ha nacido después de la pacificación.

Su filosofía se resume en tres palabras: diferente, divertido y dinámico. Es así como este ex vendedor ambulante del interior del Estado de Rio se ha convertido en un empresario de éxito que gana 120.000 reales al mes (40.000 euros) y que cobra entre 15.000 y 20.000 reales por cada conferencia (de 5.000 a 6.500 euros).

IMG_0395

La historia de David es de traca. Vivía en una casucha de madera en la favela Rocinha, una de las más grandes de América Latina. Tras perder su empleo en la empresa Polygram, un día se vio en la calle, sin casa ni dinero, y con su mujer en estado avanzado de gravidez. Ni siquiera tenía los 12 reales (4 euros) necesarios para comprarle un medicamento.

El portero de un edificio en el centro de Rio se apiadó de él y le prestó el dinero. Pero en vez de comprar el medicamento, David se fue a la Estación Central de Brasil, adquirió dulces y empezó a venderlos en la calle. En pocas horas, ganó más del doble. Sólo entonces compró el medicamento para su esposa, devolvió el préstamo y reinvirtió el resto del dinero en adquirir más mercancía.

IMG_0403

Poco a poco, el vendedor ambulante fue aumentando su actividad hasta conseguir un pequeño puesto en el centro de Rio. Allí puso en práctica su desbordante creatividad: inventó el telemarketing a principios de los 90, cuando nadie en Brasil usaba la telefonía móvil.

Se valía de los ‘orelhões’, las cabinas telefónicas que tenía al lado de su puesto. Imprimió centenares de tarjetas con este número de teléfono y las repartió entre los vecinos del barrio. De esta forma, pudo ampliar su red de clientes a través de una eficiente red de distribución a domicilio.

Gilson Fumaça toma apuntes durante la conferencia de David

Gilson Fumaça toma apuntes durante la conferencia de David

IMG_0412

Los apuntes de Gilson

La conferencia de David es campechana y divertida. Él cuenta sin tapujos sus secretos. “No tengo ni puta idea de marketing, nunca he estudiado nada de eso. Mi truco es la sonrisa. No cuesta nada y abre muchas puertas”, asegura risueño. Con la llegada de Internet, decidió pasarse al e-commerce sin ni siquiera saber que tenía este nombre. Simplemente se valía de un amigo que tenía una cuenta de correo electrónico para recibir los pedidos de sus clientes online.

Su imaginación no tiene límites. Para David, un negocio tiene que reinventarse constantemente para poder seguir funcionando. Cuando notó, por ejemplo, que las ventas de dulces estaban cayendo, lo relacionó con un estudio recién publicado, en el que se advertía a la población de que el azúcar produce caries. Para conquistar a su clientela, se le ocurrió crear una cartilla de fidelización: al completarla, sus clientes recibían una limpieza dental gratuita, gracias a un acuerdo con un dentista del barrio. “Primero les ensuciaba los dientes con mis dulces, y luego se los limpiaba gratis para que tuviesen una bonita sonrisa. Hay que subir la autoestima de la clientela”, cuenta.

Salete y Thiago Firmino tampoco se quisieron perder la charla de David

Salete y Thiago Firmino tampoco se quisieron perder la charla de David

Un día un periodista se fijó en él y decidió escribir un reportaje sobre este peculiar vendedor. Fue su gran golpe de suerte. Todas las principales cadenas de televisión de hicieron eco de la historia y se convirtió en un personaje mediático. Hoy David es un consultor de marketing muy solicitado; ha publicado un libro que ha vendido más de 30.000 ejemplares y da varias conferencias por semanas en todo el país. Incluso ha viajado a países como China y Estados Unidos para contar su historia.

Camilo Coelho, el culpable de todo

Camilo Coelho, el culpable de todo

El periodista Camilo Coelho y la empresa de comunicación NBS son los responsables de que David visite Santa Marta.
En la sede que esta empresa tiene en la favela se organizan todo tipo de actos con el objetivo de promover y consolidar la integración entre favela y asfalto.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/03/14/otro-capitalismo-es-posible/

IMG_0427

IMG_0398

Ver sentados en la misma sala a moradores, periodistas y al jefe de la UPP, la misma semana que el Ejército ha entrado en la Maré y ya ha matado a un morador, ofrece una perspectiva de lo que podría llegar a ser el proyecto de pacificación si los políticos están dispuestos a hacer una apuesta definitiva y global, más allá de los Juegos Olímpicos. Me pregunto qué opinaría el ‘dueño’ más carismático que tuvo el morro, Marcinho VP, del Santa Marta de hoy ; si en sus largas conversaciones con el cineasta João Moreira Salles podría imaginarse esta nueva realidad; y si lucharía contra ella, como hacen algunos grupos contrarios a la militarización de las favelas, o si apoyaría los cambios.

Thiago Firmino gana 50 reales durante la conferencia de David

Thiago Firmino gana 50 reales durante la conferencia de David

Convivir con el Ejército en la Maré

IMG_0336

El sábado 6 de abril el Ejército brasileño ha empezado la invasión de la Maré, un complejo di 16 favelas en la zona oriental de Rio, cerca del aeropuerto. Un dispositivo de 2.700 hombres, entre el Ejército, la Marina y la Policía Militar se encargará de controlar hasta le mes de julio una región amplia, habitada por unas 130.000 personas y disputada por tres facciones criminales: el Comando Vermelho, el Terceiro Comando Puro y el ADA (Amigos dos amigos). “Cuatro, si contamos las milicias”, asegura Bira, un fotógrafo que vive en Nova Holanda, una de las favelas que integran el complejo.

Las milicias son un grupo para-militar formado por policías militares y civiles retirados, guardias penitenciarias, ex bomberos y hasta algún político. En algunas favelas, como Rio das Pedras, expulsaron a los narcotraficantes y se dedican a extorsionar a los comerciantes locales, y a explotar servicios como la distribución de gas y de TV vía cabo clandestina. Como la Camorra napolitana de los años 80, antes de que los hijos de los capos se fuesen a estudiar Administración de Empresa en las mejores universidades de EE UU para profesionalizar sus negocios criminales.

IMG_0307

En las ocho horas que permanecí en la Maré, he visto varios vehículos repletos de soldados armados hasta los dientes, apuntado con sus fusiles a la población civil como si se tratase de criminales, en el medio de un mercado. Es sin duda un escenario de violencia extrema: no hace falta que haya un tiroteo (que ya los ha habido) para que se respire una agresividad atroz hacia la ciudadanía.

En su momento, cuando todavía vivía en Madrid, leí sobre la invasión del Alemão, en la que también participó el Ejército, a través de la prensa brasileña. El año pasado escuché las historias de algunos moradores, que denunciaban abusos de todo tipo por parte de los soldados.

IMG_0337

Pero no hay nada como ver las cosas con tus propios ojos. Claro que no soy una reportera de guerra y nunca he estado en zonas de conflicto como Afganistán o Siria. Mi impresión, por lo tanto, es más la de una ciudadana europea. Pero ayer el desasosiego se apoderó de mí.

Cuando los colectivos contrarios a la ‘pacificación’ se quejaban de que no se puede substituir la violencia del tráfico con la violencia del Estado, no terminaba de visualizar sus quejas porque estaba conociendo sólo favelas ya pacificadas. No es que no creyera en la veracidad de estas críticas. Simplemente, para un ciudadano europeo es imposible imaginar el grado intimidación, control y amenaza al que está sometida la población de una favela como la Maré cuando entra el Ejército.

IMG_0312

Nunca concebí este blog ni la exposición de fotografía participativa que lleva el mismo nombre como un juicio al proceso de pacificación. Tan sólo me mueve la curiosidad de conocer de cerca un proceso que imagino imposible en mi ciudad, Nápoles, carcomida por una violencia organizada y atávica.

Pero debo de reconocer que ayer cambió por completo mi percepción de la ‘pacificación’. Hasta ahora, sólo había estado en favelas ya pacificadas, donde ya se vislumbran ciertos efectos positivos de este proceso, a pesar de todas las limitaciones y abusos que denuncian algunas organizaciones de moradores y los defensores de los derechos humanos.

IMG_0311

Ver tantas armas apuntando a personas indefensas como si aquello fuese Irak no deja indiferente a nadie. Ayer hablaba en un bar de la favela con Maïra, una chica brasileña que trabaja en la ONG Redes de Desenvolvimento da Maré. Reflexionábamos juntas sobre un aspecto crucial de este proceso: difícil decir quiénes son las víctimas y los enemigos en esta guerra no declarada. ¿Acaso es responsable de este despliegue inusitado de medios para matar el joven soldado, que procede de una familia humilde y que se hizo soldado para tener una salida laboral? ¿Es justo tratar al morador como un presunto culpable en vez que como un presunto inocente? ¿Cómo se puede sentir un trabajador que vive en un barrio pobre, cuando pasa de estar bajo el poder del tráfico a tener que convivir con 2.700 soldados armados hasta los dientes?

¿Es realmente necesario todo esto?

IMG_0323

La teoría oficial es que los repetidos ataques de las últimas semanas por parte del narcotráfico contra la UPP, la Policía Pacificadora, han requerido una respuesta dura por parte del Gobierno de Rio de Janeiro. Tras el viernes negro en el que cinco unidades de la UPP fueron agredidas simultáneamente, el gobernador Sérgio Cabral fue a Brasilia a pedir refuerzos.
El resultado salta a la vista: una región entera de la ciudad militarizada a tan sólo tres meses del Mundial.

Todos los interlocutores con los que hablé ayer en la Maré – y muchos me pidieron que no revele su nombre porque tienen miedo- reivindicaban lo mismo: que no haya un mandato colectivo, eso es, que la Policía no pueda entrar de forma indiscriminada en las casas de los moradores, cosa que está aconteciendo; que la pacificación no se limite a ampliar la presencia de policías armados en el territorio; que la militarización a secas no resuelve nada; y que es necesario invertir a largo plazo en educación, salud e infraestructuras para que las cosas cambien.

IMG_0319

Todos los entrevistados coincidían en que la situación antes de la entrada del Ejército era pésima, con guerras constantes entre las tres facciones; fiestas y desparrame a todas horas; ruido; venta de drogas y hombres armados en la calle. Pero todos coinciden también en que ésta no es la solución. Algunos incluso se quejan del gasto exagerado que supone este tipo de estrategia bélica.

–       Por favor, intenta quedarte aquí un tiempo largo, para mirar, entender, no hagas lo que están haciendo los medios brasileños, me pedían ayer en la Maré.

–       ¿Qué están haciendo exactamente?

–       Por ejemplo, decir que la Maré ha sido pacificada en 15 minutos. O mostrar sólo la imagen de los soldados colocando la bandera de Brasil en medio de la favela, como si eso fuese un territorio extranjero o enemigo. Es humillante para los que vivimos y trabajamos aquí.

IMG_0300

La Maré presume de gran activismo social: hay varias ONG trabajando in situ. Aquí nació el proyecto fotográfico de Imagens do Povo, que ha contribuido a crear una conciencia crítica entre los moradores. Es la única favela donde hay una revista local con una tirada de 40.000 ejemplares que se distribuye gratuitamente. Es la única favela en la que asociaciones de moradores, ONG y otros actores sociales se han reunido con el responsable de la seguridad y próximamente lo harán con el alcalde para pedir que se observen reglas de buena convivencia en este periodo de presencia militar y que se respeten los derechos básicos de los moradores.

La Maré es un enorme laboratorio social que está luchando para que otra pacificación sea posible. Ojalá lo consigan.

La agente Juliana se despide de la UPP

Juliana UPP 3

“Queridos amigos,
hoy cierro un capítulo muy importante de mi vida y necesito compartirlo con todos vosotros. Es un momento de cambios muy especiales en mi vida. Acabo de salir del proceso de pacificacación por “razones personales”.
Muchas gracias a todos los que siempre confiaron en mi trabajo y en mi potencial. Todo el mundo sabe que siempre me he sentido muy comprometida con lo que hago.
En esos cuatro años he trabajado con superiores excepcionales y también tuve que lidiar con muchas personas negativas, que no aceptaban que una SOLDADO puede desarrollar un trabajo como el mío. Esto en ningún momento me debilitó. Siempre tiré para adelante con la cabeza bien alta, con honestidad y dando lo mejor de mí”.

Juliana UPP 2

Conocí a Juliana el año pasado en el morro de los Prazeres, cerca del barrio de Santa Teresa, durante un evento en el que se repartían huevos de Pascua a los moradores de la favela.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/03/28/huevos-de-pascua-en-el-morro-dos-prazeres/
Me llamó la atención la ilusión con la que desempeñaba su tarea, un desafío complicado por ser policía y mujer en un entorno hostil.
Por eso su carta, publicada hace unos días en el muro de su Facebook, me llamó la atención.
Juliana resumía emotivamente su trayectoria junto a la Policía Pacificadora de Rio de Janeiro y desvelaba la razón de su despedida del cuerpo.

Juliana UPP 9

“La UPP de Prazeres/Escondidinho fue mi segunda casa y los niños de esa comunidad fueron tratados como si hubiesen salido de mí, incluso sin tener todavía la experiencia de SER MADRE, en fin, allí no sólo cumplí los ideales de la pacificación, sino que aprendí la verdadera esencia de la vida. Allí hice muchas amistades sinceras.
Este año Dios me miró y pensó que yo debería ser bendecida con el regalo más preciado de la vida: ¡UN HIJO!
Me ausento del PROCESO DE PACIFICACIÓN llena de esperanzas y deseando que todo vaya bien y que el proceso se consolide cada día más. Quédense seguros de que con todas las dificultades que tenemos, HACEMOS SIEMPRE LO MEJOR Y HASTA LO IMPOSIBLE por las comunidades pacificadas y las personas que están allí.
A la UPP Prazeres/Escondidinho y a mis queridos niños digo: no olvidéis nunca las enseñanzas que me empené en transmitir. Sois nuestro futuro. ¡Creemos en vosotros!
A los amigos y colegas que continúan en el proceso de pacificación, que Dios les proteja infinitamente, cuenten siempre conmigo en cualquier momento.
¿Quién sabe si dentro de un año volveré?
¿Cuántas personas viven toda su vida sin saber lo que saben y aman? Muchos.
No ser una de ellas es mi misión.
Un abrazo grande.
Juliana”.

Juliana UPP 7

La sentida despedida de Juliana contrasta con la mala prensa de la Policía Militar, acusada de protagonizar un sinfín de casos de violaciones de los derechos humanos.
El más reciente es el de Cláudia Ferreira da Silva, la mujer cuyo cuerpo sin vida fue arrastrado por un coche policial a lo largo 350 metros. Un videoaficionado lo grabó todo y, sin querer, destapó el enésimo episodio de negligencia policial.
Vídeo: http://extra.globo.com/casos-de-policia/viatura-da-pm-arrasta-mulher-por-rua-da-zona-norte-do-rio-veja-video-11896179.html

_DSC1167

La mujer, de 38 años, había sido víctima de un tiroteo entre narcotraficantes y Policía el pasado 15 de marzo en una favela de la zona norte del Rio de Janeiro. En un primer momento, los agentes dijeron que la mujer había sido socorrida y llevada con vida al hospital. Sin embargo, el vídeo les obliga a cambiar la versión. Durante el interrogatorio, aseguran que tuvieron que salir por pata de la favela y que los moradores enfurecidos intentaron abrir el maletero del coche, algo que los habitantes de la comunidad desmienten tajantemente. De ahí que el cadáver de Cláudia, según los policías, habría quedado colgando y llegase en carne viva al hospital.
Posteriormente se descubrió que dos de los agentes responsables de la muerte de Cláudia habían estado involucrados al menos otras cinco muertes.

Captura de pantalla 2014-04-02 a las 03.14.56
La revista Veja publicaba el 31 de marzo un reportaje con el título: “Brasil necesita una nueva Policía”. En él se analizan las malas prácticas de este cuerpo militarizado y se buscan los motivos en la corrupción, en una técnica de entrenamiento heredada de la época de la dictadura y en la descoordinación con la Policía Civil.
http://veja.abril.com.br/noticia/brasil/o-brasil-precisa-de-uma-nova-policia

Juliana UPP 8

No es la primera vez que Veja publica un reportaje de este tipo. En agosto de 2010 el sociólogo Claudio Beato afirmaba en una entrevista: “Necesitamos de una nueva Policía”. El profesor argumentaba así su afirmación: “Necesitamos policías con un perfil diferente al que tenemos hoy en Brasil. La Policía de otros países han sido formada para entender la complejidad del fenómeno criminal, con capacidad para identificar patrones y analizar los datos de diversa naturaleza y ser capaz de incorporar este conocimiento a la planificación y la investigación policial. Nuestra Policías son extremadamente corporativas y todavía están aferradas a directrices colegiales o militarizadas. Peor aún, por disposición constitucional se dividen en dos y tienen una baja propensión a compartir datos e información. Esto termina comprometiendo tanto la capacidad de investigación como el patrullaje”.

Juliana UPP 6

Para muchos, el éxito de la pacificación pasa por una reforma profunda de la Policía Militar. Los grupos más críticos, como Favela não se cala, abogan por la desaparición de este cuerpo; otros sugieren que sea desmilitarizada.
La imagen de la Policía están tan desmejorada en la sociedad carioca que unos agentes han creado una página en Facebook llamada ‘Sou policial, e sou legal’, en la que publican fotos de buen rollo con la población local o imágenes de la buena acción del día.

Juliana UPP

Está claro que no se pueden tolerar abusos y actos de violencia por parte de los agentes, cuya misión debería ser proteger a los moradores de las favelas. Pero no hay que olvidar que en la UPPs, un cuerpo reciente integrado por policías jóvenes y supuestamente no corrompidos por las malas prácticas, hay muchas Julianas que creen que otro mundo es posible. Personas como Faria, que enseña karate en su tiempo libre a los niños de Santa Marta.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/03/24/karate-como-instrumento-de-la-pacificacion/
Pensar que todo policía es enemigo es tan injusto como afirmar que todos los habitantes de la favela están relacionados con la criminalidad.

El hostel de Gilson

IMG_0280

Santa Marta por fin. ¡Cuántos recuerdos! ¡Qué alegría volver!

IMG_0219

Ha habido muchos cambios en estos ocho meses. Lo primero que me llama la atención es que hay muchas más casas pintadas: un mar de color invade el morro. “Son más de 200”, asegura Gilson.

IMG_0282

Lo segundo que suscita mi curiosidad es lo desangelado que está el punto de información turística. “El Ayuntamiento no ha renovado el programa de turismo sostenible. Sólo queda un becario. Y eso se nota, porque no hay personal especializado con idiomas ofreciendo visitas guiadas a lo turistas. Ahora los guías de la favela nos tenemos que buscar la vida como sea”, explica Gilson mientras esperamos el bondinho.

IMG_0206

IMG_0212

Su forma de capear el temporal se llama Hostel Favela Santa Marta – Casa de los Relojes. Ha convertido su propia casa en un hostel lleno de literas y de sábanas coloridas. Incluso el cuarto donde yo viví el año pasado es parte del hostel ahora. “Tú has sido mi primera huésped. ¿Cómo olvidarlo?”, bromea Gilson.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/02/28/otro-angel-llamado-gilson/

IMG_0232

IMG_0228

El año pasado se cayó el árbol al lado de la terraza de Gilson. Fue un milagro que no matase a nadie. Y sorpresa sorpresa, ha aparecido el Pão de Açúcar en el horizonte: una bonita vista que seguramente agradará a sus futuros clientes.

IMG_0254

IMG_0251

La sala de los relojes de Maria Helena es sin duda un gran atractivo. Reconozco un par de relojes que he mandado a la madre de Gilson a lo largo de este año. De repente reparo en un detalle: con tanto reloj, es difícil saber qué hora es. ¿Cuál de ellos tendrá la hora exacta?

IMG_0265

IMG_0266

IMG_0267

El hermano de Gilson le ha ayudado con la obra. Vera, mi vecina nordestina, se ha mudado con su familia a una casa cercana. Está estudiando y trabajando, con lo cual imposible pasar a darle un beso. La madre de Gilson tampoco está, callejera como siempre.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/03/07/mis-vecinos/

IMG_0243

IMG_0246

Aunque Gilson todavía no ha inaugurado el hostel, ya ha tenido unas cuantas visitas. El día de su cumpleaños conozco a sus huéspedes, dos estudiantes francesas y dos holandesas que viven en Curitiba. Gilson cuenta que han vuelto entusiasmadas con la experiencia en la favela.

IMG_0277

El sábado pasado, un gallo saltarín causó un corto circuito en toda la favela y lo peor, la casa de al lado de Gilson comenzó a arder. Gilson y su hermano se lanzaron a la terraza de los vecinos para apagar el incendio. “Les expliqué a las chicas que iba a ser más rápido que esperar a que llegasen los bomberos. Casi me intoxico con tanto humo”, dice Gilson.

IMG_0257

En el hostel va a trabajar toda su familia. Habrá mucho que hacer: gestionar las reservas, preparar el desayuno, recoger los cuartos… Gilson que es un empresario ya tiene la vista puesta en el Mundial. “Ahora estoy cobrando 50 reais la noche (unos 15 euros), pero durante el Mundial va a ser el doble”, asegura.

IMG_0256

El tercer cumpleaños del Fotoclube do Alemão

IMG_0100

Por fin el sábado pasado conseguí ir al Alemão. Mis amigos del Fotoclube habían organizado un churrasco en casa de Babá, uno de los miembros. Y allí pude reencontrarme con algunos de ellos, a pesar de que el BOPE, el cuerpo especial de asalto de la Policía Militar, hubiese entrado el día anterior en la favela con el objetivo de espantar a los narcos asesinos de policías.

IMG_0071

IMG_0080

Babá, el rey del churrasco

Babá, el rey del churrasco

Era un día especial porque el Fotoclube cumplía tres años. Un periodo mágico que ha conseguido profesionalizar a muchos de sus miembros, que hoy trabajan en bodas, fiestas y eventos hasta en las zonas más chic de Rio de Janeiro.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/03/11/el-fotoclube-do-alemao/

IMG_0103

Dos helicópteros sobrevuelan la zona a lo largo de toda la tarde.
TAC TAC TAC TAC TAC.

IMG_0087

Le pregunto a Dhani Borges, el fundador, si los tiroteos en el Alemão y la amenaza de una segunda ocupación han influido en la baja actividad del Fotoclube en los últimos tiempos. “En realidad, lo raro es que durante dos años hayamos conseguido salir todos los sábados para hacer fotos y que el grupo se haya mantenido unido durante tanto tiempo”, reflexiona Dhani.

Dhani Borges y Bruno Itán, fundadores del Fotoclube do Alemão

Dhani Borges y Bruno Itán, fundadores del Fotoclube do Alemão

IMG_0156

Tiago, uno de los miembros del Fotoclube

“Gracias a Dios, todos tenemos muchísimo trabajo ahora, y en parte eso ha surgido a raíz del Fotoclube, de las actividades y exposiciones que hemos hecho a lo largo de tres años. Muchos fines de semanas estamos trabajando, es imposible mantener el ritmo de una salida por semana”, añade Dhani.

Dhani Borges retrata a Babá, dueño de la casa y miembro del Fotoclube do Alemão

Dhani Borges retrata a Babá, dueño de la casa y miembro del Fotoclube do Alemão

El Fotoclube do Alemão fue un pilar importante del trabajo de fotografía participativa que realicé el año pasado en Santa Marta y el Complexo do Alemão. Gracias a las fotos de varios de sus miembros – Dhani, Bruno, Alexandre, Lelê, João y Tiago – y a las participación de Gilson Fumaça y Salete Martins, de Santa Marta, y de Luiz Baltar, fue posible llevar a cabo una exposición sobre la pacificación vista por sus propios moradores.
http://www.casamerica.es/exposiciones/historias-de-la-pacificacion-en-brasil
Después de estar en diciembre y enero en la Casa de América de Madrid, la exposición va a ser inaugurada en el Centro de Estudios Brasileños (CEB) de Salamanca. Será la semana que viene.

20140317_163843

‘Historias de la Pacificación’, en Salamanca

20140317_163910

‘Historias de la Pacificación’, en Salamanca

20140317_163859

‘Historias de la Pacificación’, en Salamanca

Fue muy bonito reencontrarme con Alexandre Correa y recordar nuestras aventuras en Madrid. Me encanta haber conseguido crear un dialogo entre dos países que amo: Brasil y España.

IMG_0154

Sólo espero poder seguir saliendo con el Fotoclube y que el éxito profesional de sus miembros, del que me alegro por supuesto, no impida que podamos disfrutar de los morros del Alemão por lo menos una vez por mes.

Churrasco Alemao2

Ocupación a golpe de pistola

Vila-Kennedy

Hubo un tiempo, el año pasado, en que la pacificación parecía un fenómeno rutinario. La Policía anunciaba que entraría en tal favela en tal día y la noche anterior los narcotraficantes abandonaban el lugar sin gastar ni un proyectil. Es lo que ocurrió por ejemplo en abril de 2013 en Cerro-Corá, Guararapes e Vila Cândido, tres favelas situada en la zona turística del Corcovado.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/05/10/pacificacion-o-ocupacion-armada/

Las cosas han cambiado y mucho desde entonces. La semana pasada se llevó a cabo la pacificación del Vila Kennedy, una favela ubicada en Bangú, conocida por ser sede una cárcel de máxima seguridad. El objetivo era implantar la UPP nº 38. Pero esta vez la cosa no fue tan fácil: hubo 80 detenidos y seis muertos a mano de la Policía, entre ellos un menor, en unos enfrentamientos armados que aterrorizaron la población civil.

La comunidad fue inaugurada a toda prisa el 20 de enero de 1964 para dar cobijo a los moradores de varias favelas desmanteladas durante el Gobierno de Carlos Lacerda: Pasmado, Esqueleto (cerca del Maracanã), Praia do Pinto, Ramos y otras localidades. La construcción de este complejo residencial fue realizada gracias a un proyecto llamado ‘Aliança Para o Progresso’ y creado por el presidente de EE UU John Kennedy, con el fin de financiar proyectos sociales en América Latina, en la época de la lucha contra el comunismo.

Brasil por aquel entonces firmó un acuerdo con EE UU y pasó a formar parte de la lista de los países latinoamericanos beneficiados. El nuevo barrio iba a llamarse Vila Esperança, pero su nombre cambió en homenaje al presidente de los Estados Unidos, que entretanto había sido asesinado.

Efectivos-Vila-Kennedy

Con los años y el florecer del narcotráfico, la comunidad se convirtió en una zona marginal, dominada por el tráfico y la violencia. En las semanas anteriores a la ocupación, una guerra no declarada se había librado en las calles de esta favelas, después de que varios narcos cambiasen de facción, abandonando el Comando Vermelho para abrazar el Terceiro Comando Puro.

La resistencia que oponen los narcotraficantes en algunas favelas a la entrada de Policía Militar, junto al asesinado en serie de varios agentes de la UPP, muestran una voluntad de boicotear el cada vez más frágil proceso de pacificación. Lo que me pregunto es por qué todo esto acontece ahora, cinco años y medio después de que la pacificación empezara en la favela de Santa Marta.

¿Por qué no se produjeron antes estos tiroteos? Es algo que nunca he entendido y que algunos explican con supuestos pactos secretos entre la Policía, el Gobierno local y lo narcotraficantes. “De hecho, si te fijas, sólo han pacificados favelas dominadas por el Comando Vermelho. Las que están controladas por el TCP (Terceiro Comando Puro) se han librado”, apunta un empleado del equipo de Gobierno, del que no se puede revelar el nombre.