Después de Copacabana, arde el Alemão

Foto: redes sociales

Foto: redes sociales

Todo empezó el lunes por la noche cuando una señora de 72 años fue alcanzada por una bala durante un tiroteo entre narcos y Policía en Nova Brasilia. Arlinda Bezerra das Chagas recibió un disparo en la barriga y falleció poco después. Como viene siendo habitual, en las redes sociales se culpó a la UPP, mientras ninguna fuente oficial se encargó de confirmar o desmentir esta acusación.

En pocos minutos hubo una protesta en la calle de Itararé, en el Complexo do Alemão. Varios autobuses fueron quemados y se repitieron las mismas escenas de guerrilla urbana, que se han convertido en una macabra costumbre en Rio de Janeiro. Un grupo de vándalos destrozó el centro de salud de la favela. Periódicos locales como O Dia mostraban en sus ediciones digitales los destrozos.

bus incendiado

Foto: redes sociales

Lo que más me llama la atención es que la que la TV de la Globo en su cobertura se refiere constantemente a los autores de las protestas como a los ‘bandidos’. Eso me obliga a plantearme unas cuantas preguntas. ¿Quiere decir la principal TV de Brasil que los narcotraficantes están detrás de estas protestas aparentemente espontáneas? ¿O están criminalizando una población cansada de que maten a su gente a tiro limpio, metiendo a todo el mundo en el mismo saco? ¿Eran moradores o traficantes los que estaban quemando autobuses y destrozando el centro de salud? ¿O a lo mejor miembros de los grupos radicales que están en contra de las UPP?

Las imágenes por sí solas no ofrecen ninguna explicación. Por ello recurro al chat de grupo con mis amigos del Alemão. Les explico mis dudas y pregunto: ¿quién estaba detrás de los destrozos de ayer?

Foto: Edson Silva

Foto: Edson Silva

Acude a mi llamada Leandro, un fotógrafo que vive en el barrio de Penha, y que se declara amante de esta favela y de su gente. “Valeria, los moradores no queman los autobuses. Mira la cantidad de personas que viven en las comunidades (millones) y los que salen a destrozar un centro de salud. No sé si esta gente representa al pueblo. Por otra parte, si a las personas realmente les importara la muerte de otros, no serían tolerantes con los bandidos. Porque quien ostenta un fusil, una pistola o una ametralladora (símbolos bélicos de guerra que arrebatan vidas) no puede compartir el mismo espacio con personas que tanto aprecian la vida, desfilando junto a personas, muchas de las que hoy se quejan de la pacificación”.

Foto: Edson Silva

Foto: Edson Silva

Hay quien dice que se siente inseguro, en el medio de una guerra civil. Leandro lo tiene claro: las cosas no mejorarían si la Policía Pacificadora saliese de las favelas. “Las personas se quedan sentadas reclamando del Estado y usan ese argumento como una disculpa para su inutilidad. Se vuelven bandidos con la excusa de que son víctimas de la sociedad. Todos dependemos del Estado, pero nadie aquí deja de ser un ciudadano digno de reconocimiento por causa de ello. Hay personas que disfrutan con estos tumultos, les gusta la adrenalina del vandalismo. Hay también los que fueron víctimas de la violencia policial y están cabreados, con toda la razón. Y hay personas sin criterio, unos mandados, que ven personas que dicen en Facebook que hay que destrozarlo todo y salen de su casa para eso. Fomentan el odio en las redes sociales, no tienen ni idea de los que es la sociedad y ni saben por qué luchan. Se dicen activistas, pero no saben estar en sociedad. Todo el mundo tiene derecho a manifestarse, pero si destrozas un hospital, que ya funcionaba mal de por sí, te conviertes en un vándalo. Y después no vale quejarse de que no hay médicos ni profesores. Obvio que no puede haber. Todo el mundo se muere de miedo, nadie quieren trabajar en estas favelas”.

Foto: redes sociales

Foto: redes sociales

Por lo pronto, ayer 15.000 alumnos se quedaron sin clases. “La culpa no es de la Policía. En este caso, la culpa es del pueblo. Lo que precisa una pacificación es la mentalidad de la gente”, concluye Leandro.

Su razonamiento no aclara mis dudas, pero al menos ofrece una visión diferente de las cosas. Siento mucha manipulación estos días: tanto desde los medios de comunicación, que tachan a todos los manifestantes de “bandidos”, como en una parte de las redes sociales, donde el odio y el rechazo hacia la UPP es cada vez más fuerte. En estas condiciones es muy complejo trazar un mapa fidedigno de la realidad.

Guerra en Copacabana

Pavao

Foto: Salete Martins

Lo decía ayer Thayná, la hija de Gilson, antes de que empezaran la protesta en Copacabana. “No me parece buena idea que vengas a verme a la favela. Está todo muy raro. Enfrentamientos entre bandidos y Policía… Tengo miedo de que pueda acontecer algo”.

No pasaron ni tres horas de esta conversación, que se montó el lío. Un muerto y varios coches quemados en uno de los barrios más turísticos de Rio de Janeiro, y a sólo un mes y medio del Mundial.

protestos

Los tumultos comenzaron por una protesta por la muerte de Douglas Rafael da Silva Pereira, un conocido bailarín de 26 años que incluso salía en uno de los programas de tele más vistos en Rio, Esquenta. Su cuerpo fue encontrado en una guardería con claros signos de violencia. “Tenía muchas marcas de patadas en el cuerpo”, ha denunciado su madre, enfermera.

La sangre de Douglas, según moradores de Pavão/Pavãozinho en Twitter

La sangre de Douglas, según moradores de Pavão/Pavãozinho en Twitter

Hay dos teorías sobre la muerte del chaval y ambas apuntan a la UPP, la Policía Pacificadora, como autora del crimen. Algunos moradores dicen que el chico se quejó con unos agentes por la moto de un amigo, incautada bajo la acusación de haber sido robada. Según otra versión, Douglas huyó de un tiroteo entre Policía y narcos, se refugió en la guardería, donde habría sido descubierto y pegado hasta la muerte. La Policía Militar no ha confirmado ni desmentido ninguna de las dos versiones.

Douglas en el programa de TV Esquenta

Douglas en el programa de TV Esquenta

Douglas era muy querido por todos, un ejemplo para la comunidad. “Un tipo humilde y simpático con todos. Siempre hablaba conmigo”, recuerda Thayná. Por eso la reacción de los moradores ha sido tajante. Rio de Janeiro vivió ayer por la noche escenas de guerrilla urbana: barricadas, personas corriendo, pedradas, ventanas rotas, coches ardiendo, bombas y finalmente, un intenso tiroteo en el que perdió la vida un chico de 27 años, que recibió un tiro en la cabeza. Una de las arterias principales del barrio, Nossa Senhora de Copacabana, tuvo que ser cerrada.
Esta galería de fotos del diario O Globo da una idea de cómo fue la noche: http://oglobo.globo.com/rio/protesto-confusao-no-pavao-pavaozinho-12267387

protestos2

El caso es que no es la primera vez que los moradores de Pavão, Pavãozinho y Cantagalo protestan por los abusos policiales. El 2 de abril hubo otro revuelo en estas favelas por la muerte de dos personas a tiros. En esta ocasión, los habitantes de las tres comunidades también bajaron a la calle y protestaron delante de la estación de metro General Osório. En marzo pasó algo parecido y hubo dos días de enfrentamientos armados. “Pero ésta ha sido la peor de todas. Sentí mucho miedo. Todo Copacabana ayer se murió de miedo”, asegura una moradora, que dice tener pavor de la Policía.

manifestacao-pavao-pavaozinho

Las muertes a manos, supuestamente, de policías militares y las denuncian de abusos policiales se están convirtiendo en la regla, más que la excepción, en varias favelas pacificadas. Lo peor es que no hay investigaciones exhaustivas por parte de las autoridades. Los moradores se quedan con la idea de que una Policía violenta y arbitraria mata a su gente, mientras los responsables miran para otro lado. ¿Dónde queda la verdad entonces? ¿No sería mejor reconocer los errores y alejar los agentes corruptos, escenificando una catarsis? ¿O, en el caso contrario, demostrar con investigaciones fehacientes que la bala que mató a tal joven vino del fusil de un narcotraficante?

Hay algo que se me escapa en esta ‘guerra’ y en esta ‘pacificación’, cuyo nombre cada día me parece más inapropiado, casi una broma de mal gusto.

Convivir con el Ejército en la Maré

IMG_0336

El sábado 6 de abril el Ejército brasileño ha empezado la invasión de la Maré, un complejo di 16 favelas en la zona oriental de Rio, cerca del aeropuerto. Un dispositivo de 2.700 hombres, entre el Ejército, la Marina y la Policía Militar se encargará de controlar hasta le mes de julio una región amplia, habitada por unas 130.000 personas y disputada por tres facciones criminales: el Comando Vermelho, el Terceiro Comando Puro y el ADA (Amigos dos amigos). “Cuatro, si contamos las milicias”, asegura Bira, un fotógrafo que vive en Nova Holanda, una de las favelas que integran el complejo.

Las milicias son un grupo para-militar formado por policías militares y civiles retirados, guardias penitenciarias, ex bomberos y hasta algún político. En algunas favelas, como Rio das Pedras, expulsaron a los narcotraficantes y se dedican a extorsionar a los comerciantes locales, y a explotar servicios como la distribución de gas y de TV vía cabo clandestina. Como la Camorra napolitana de los años 80, antes de que los hijos de los capos se fuesen a estudiar Administración de Empresa en las mejores universidades de EE UU para profesionalizar sus negocios criminales.

IMG_0307

En las ocho horas que permanecí en la Maré, he visto varios vehículos repletos de soldados armados hasta los dientes, apuntado con sus fusiles a la población civil como si se tratase de criminales, en el medio de un mercado. Es sin duda un escenario de violencia extrema: no hace falta que haya un tiroteo (que ya los ha habido) para que se respire una agresividad atroz hacia la ciudadanía.

En su momento, cuando todavía vivía en Madrid, leí sobre la invasión del Alemão, en la que también participó el Ejército, a través de la prensa brasileña. El año pasado escuché las historias de algunos moradores, que denunciaban abusos de todo tipo por parte de los soldados.

IMG_0337

Pero no hay nada como ver las cosas con tus propios ojos. Claro que no soy una reportera de guerra y nunca he estado en zonas de conflicto como Afganistán o Siria. Mi impresión, por lo tanto, es más la de una ciudadana europea. Pero ayer el desasosiego se apoderó de mí.

Cuando los colectivos contrarios a la ‘pacificación’ se quejaban de que no se puede substituir la violencia del tráfico con la violencia del Estado, no terminaba de visualizar sus quejas porque estaba conociendo sólo favelas ya pacificadas. No es que no creyera en la veracidad de estas críticas. Simplemente, para un ciudadano europeo es imposible imaginar el grado intimidación, control y amenaza al que está sometida la población de una favela como la Maré cuando entra el Ejército.

IMG_0312

Nunca concebí este blog ni la exposición de fotografía participativa que lleva el mismo nombre como un juicio al proceso de pacificación. Tan sólo me mueve la curiosidad de conocer de cerca un proceso que imagino imposible en mi ciudad, Nápoles, carcomida por una violencia organizada y atávica.

Pero debo de reconocer que ayer cambió por completo mi percepción de la ‘pacificación’. Hasta ahora, sólo había estado en favelas ya pacificadas, donde ya se vislumbran ciertos efectos positivos de este proceso, a pesar de todas las limitaciones y abusos que denuncian algunas organizaciones de moradores y los defensores de los derechos humanos.

IMG_0311

Ver tantas armas apuntando a personas indefensas como si aquello fuese Irak no deja indiferente a nadie. Ayer hablaba en un bar de la favela con Maïra, una chica brasileña que trabaja en la ONG Redes de Desenvolvimento da Maré. Reflexionábamos juntas sobre un aspecto crucial de este proceso: difícil decir quiénes son las víctimas y los enemigos en esta guerra no declarada. ¿Acaso es responsable de este despliegue inusitado de medios para matar el joven soldado, que procede de una familia humilde y que se hizo soldado para tener una salida laboral? ¿Es justo tratar al morador como un presunto culpable en vez que como un presunto inocente? ¿Cómo se puede sentir un trabajador que vive en un barrio pobre, cuando pasa de estar bajo el poder del tráfico a tener que convivir con 2.700 soldados armados hasta los dientes?

¿Es realmente necesario todo esto?

IMG_0323

La teoría oficial es que los repetidos ataques de las últimas semanas por parte del narcotráfico contra la UPP, la Policía Pacificadora, han requerido una respuesta dura por parte del Gobierno de Rio de Janeiro. Tras el viernes negro en el que cinco unidades de la UPP fueron agredidas simultáneamente, el gobernador Sérgio Cabral fue a Brasilia a pedir refuerzos.
El resultado salta a la vista: una región entera de la ciudad militarizada a tan sólo tres meses del Mundial.

Todos los interlocutores con los que hablé ayer en la Maré – y muchos me pidieron que no revele su nombre porque tienen miedo- reivindicaban lo mismo: que no haya un mandato colectivo, eso es, que la Policía no pueda entrar de forma indiscriminada en las casas de los moradores, cosa que está aconteciendo; que la pacificación no se limite a ampliar la presencia de policías armados en el territorio; que la militarización a secas no resuelve nada; y que es necesario invertir a largo plazo en educación, salud e infraestructuras para que las cosas cambien.

IMG_0319

Todos los entrevistados coincidían en que la situación antes de la entrada del Ejército era pésima, con guerras constantes entre las tres facciones; fiestas y desparrame a todas horas; ruido; venta de drogas y hombres armados en la calle. Pero todos coinciden también en que ésta no es la solución. Algunos incluso se quejan del gasto exagerado que supone este tipo de estrategia bélica.

–       Por favor, intenta quedarte aquí un tiempo largo, para mirar, entender, no hagas lo que están haciendo los medios brasileños, me pedían ayer en la Maré.

–       ¿Qué están haciendo exactamente?

–       Por ejemplo, decir que la Maré ha sido pacificada en 15 minutos. O mostrar sólo la imagen de los soldados colocando la bandera de Brasil en medio de la favela, como si eso fuese un territorio extranjero o enemigo. Es humillante para los que vivimos y trabajamos aquí.

IMG_0300

La Maré presume de gran activismo social: hay varias ONG trabajando in situ. Aquí nació el proyecto fotográfico de Imagens do Povo, que ha contribuido a crear una conciencia crítica entre los moradores. Es la única favela donde hay una revista local con una tirada de 40.000 ejemplares que se distribuye gratuitamente. Es la única favela en la que asociaciones de moradores, ONG y otros actores sociales se han reunido con el responsable de la seguridad y próximamente lo harán con el alcalde para pedir que se observen reglas de buena convivencia en este periodo de presencia militar y que se respeten los derechos básicos de los moradores.

La Maré es un enorme laboratorio social que está luchando para que otra pacificación sea posible. Ojalá lo consigan.

La agente Juliana se despide de la UPP

Juliana UPP 3

“Queridos amigos,
hoy cierro un capítulo muy importante de mi vida y necesito compartirlo con todos vosotros. Es un momento de cambios muy especiales en mi vida. Acabo de salir del proceso de pacificacación por “razones personales”.
Muchas gracias a todos los que siempre confiaron en mi trabajo y en mi potencial. Todo el mundo sabe que siempre me he sentido muy comprometida con lo que hago.
En esos cuatro años he trabajado con superiores excepcionales y también tuve que lidiar con muchas personas negativas, que no aceptaban que una SOLDADO puede desarrollar un trabajo como el mío. Esto en ningún momento me debilitó. Siempre tiré para adelante con la cabeza bien alta, con honestidad y dando lo mejor de mí”.

Juliana UPP 2

Conocí a Juliana el año pasado en el morro de los Prazeres, cerca del barrio de Santa Teresa, durante un evento en el que se repartían huevos de Pascua a los moradores de la favela.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/03/28/huevos-de-pascua-en-el-morro-dos-prazeres/
Me llamó la atención la ilusión con la que desempeñaba su tarea, un desafío complicado por ser policía y mujer en un entorno hostil.
Por eso su carta, publicada hace unos días en el muro de su Facebook, me llamó la atención.
Juliana resumía emotivamente su trayectoria junto a la Policía Pacificadora de Rio de Janeiro y desvelaba la razón de su despedida del cuerpo.

Juliana UPP 9

“La UPP de Prazeres/Escondidinho fue mi segunda casa y los niños de esa comunidad fueron tratados como si hubiesen salido de mí, incluso sin tener todavía la experiencia de SER MADRE, en fin, allí no sólo cumplí los ideales de la pacificación, sino que aprendí la verdadera esencia de la vida. Allí hice muchas amistades sinceras.
Este año Dios me miró y pensó que yo debería ser bendecida con el regalo más preciado de la vida: ¡UN HIJO!
Me ausento del PROCESO DE PACIFICACIÓN llena de esperanzas y deseando que todo vaya bien y que el proceso se consolide cada día más. Quédense seguros de que con todas las dificultades que tenemos, HACEMOS SIEMPRE LO MEJOR Y HASTA LO IMPOSIBLE por las comunidades pacificadas y las personas que están allí.
A la UPP Prazeres/Escondidinho y a mis queridos niños digo: no olvidéis nunca las enseñanzas que me empené en transmitir. Sois nuestro futuro. ¡Creemos en vosotros!
A los amigos y colegas que continúan en el proceso de pacificación, que Dios les proteja infinitamente, cuenten siempre conmigo en cualquier momento.
¿Quién sabe si dentro de un año volveré?
¿Cuántas personas viven toda su vida sin saber lo que saben y aman? Muchos.
No ser una de ellas es mi misión.
Un abrazo grande.
Juliana”.

Juliana UPP 7

La sentida despedida de Juliana contrasta con la mala prensa de la Policía Militar, acusada de protagonizar un sinfín de casos de violaciones de los derechos humanos.
El más reciente es el de Cláudia Ferreira da Silva, la mujer cuyo cuerpo sin vida fue arrastrado por un coche policial a lo largo 350 metros. Un videoaficionado lo grabó todo y, sin querer, destapó el enésimo episodio de negligencia policial.
Vídeo: http://extra.globo.com/casos-de-policia/viatura-da-pm-arrasta-mulher-por-rua-da-zona-norte-do-rio-veja-video-11896179.html

_DSC1167

La mujer, de 38 años, había sido víctima de un tiroteo entre narcotraficantes y Policía el pasado 15 de marzo en una favela de la zona norte del Rio de Janeiro. En un primer momento, los agentes dijeron que la mujer había sido socorrida y llevada con vida al hospital. Sin embargo, el vídeo les obliga a cambiar la versión. Durante el interrogatorio, aseguran que tuvieron que salir por pata de la favela y que los moradores enfurecidos intentaron abrir el maletero del coche, algo que los habitantes de la comunidad desmienten tajantemente. De ahí que el cadáver de Cláudia, según los policías, habría quedado colgando y llegase en carne viva al hospital.
Posteriormente se descubrió que dos de los agentes responsables de la muerte de Cláudia habían estado involucrados al menos otras cinco muertes.

Captura de pantalla 2014-04-02 a las 03.14.56
La revista Veja publicaba el 31 de marzo un reportaje con el título: “Brasil necesita una nueva Policía”. En él se analizan las malas prácticas de este cuerpo militarizado y se buscan los motivos en la corrupción, en una técnica de entrenamiento heredada de la época de la dictadura y en la descoordinación con la Policía Civil.
http://veja.abril.com.br/noticia/brasil/o-brasil-precisa-de-uma-nova-policia

Juliana UPP 8

No es la primera vez que Veja publica un reportaje de este tipo. En agosto de 2010 el sociólogo Claudio Beato afirmaba en una entrevista: “Necesitamos de una nueva Policía”. El profesor argumentaba así su afirmación: “Necesitamos policías con un perfil diferente al que tenemos hoy en Brasil. La Policía de otros países han sido formada para entender la complejidad del fenómeno criminal, con capacidad para identificar patrones y analizar los datos de diversa naturaleza y ser capaz de incorporar este conocimiento a la planificación y la investigación policial. Nuestra Policías son extremadamente corporativas y todavía están aferradas a directrices colegiales o militarizadas. Peor aún, por disposición constitucional se dividen en dos y tienen una baja propensión a compartir datos e información. Esto termina comprometiendo tanto la capacidad de investigación como el patrullaje”.

Juliana UPP 6

Para muchos, el éxito de la pacificación pasa por una reforma profunda de la Policía Militar. Los grupos más críticos, como Favela não se cala, abogan por la desaparición de este cuerpo; otros sugieren que sea desmilitarizada.
La imagen de la Policía están tan desmejorada en la sociedad carioca que unos agentes han creado una página en Facebook llamada ‘Sou policial, e sou legal’, en la que publican fotos de buen rollo con la población local o imágenes de la buena acción del día.

Juliana UPP

Está claro que no se pueden tolerar abusos y actos de violencia por parte de los agentes, cuya misión debería ser proteger a los moradores de las favelas. Pero no hay que olvidar que en la UPPs, un cuerpo reciente integrado por policías jóvenes y supuestamente no corrompidos por las malas prácticas, hay muchas Julianas que creen que otro mundo es posible. Personas como Faria, que enseña karate en su tiempo libre a los niños de Santa Marta.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/03/24/karate-como-instrumento-de-la-pacificacion/
Pensar que todo policía es enemigo es tan injusto como afirmar que todos los habitantes de la favela están relacionados con la criminalidad.

Ocupación a golpe de pistola

Vila-Kennedy

Hubo un tiempo, el año pasado, en que la pacificación parecía un fenómeno rutinario. La Policía anunciaba que entraría en tal favela en tal día y la noche anterior los narcotraficantes abandonaban el lugar sin gastar ni un proyectil. Es lo que ocurrió por ejemplo en abril de 2013 en Cerro-Corá, Guararapes e Vila Cândido, tres favelas situada en la zona turística del Corcovado.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/05/10/pacificacion-o-ocupacion-armada/

Las cosas han cambiado y mucho desde entonces. La semana pasada se llevó a cabo la pacificación del Vila Kennedy, una favela ubicada en Bangú, conocida por ser sede una cárcel de máxima seguridad. El objetivo era implantar la UPP nº 38. Pero esta vez la cosa no fue tan fácil: hubo 80 detenidos y seis muertos a mano de la Policía, entre ellos un menor, en unos enfrentamientos armados que aterrorizaron la población civil.

La comunidad fue inaugurada a toda prisa el 20 de enero de 1964 para dar cobijo a los moradores de varias favelas desmanteladas durante el Gobierno de Carlos Lacerda: Pasmado, Esqueleto (cerca del Maracanã), Praia do Pinto, Ramos y otras localidades. La construcción de este complejo residencial fue realizada gracias a un proyecto llamado ‘Aliança Para o Progresso’ y creado por el presidente de EE UU John Kennedy, con el fin de financiar proyectos sociales en América Latina, en la época de la lucha contra el comunismo.

Brasil por aquel entonces firmó un acuerdo con EE UU y pasó a formar parte de la lista de los países latinoamericanos beneficiados. El nuevo barrio iba a llamarse Vila Esperança, pero su nombre cambió en homenaje al presidente de los Estados Unidos, que entretanto había sido asesinado.

Efectivos-Vila-Kennedy

Con los años y el florecer del narcotráfico, la comunidad se convirtió en una zona marginal, dominada por el tráfico y la violencia. En las semanas anteriores a la ocupación, una guerra no declarada se había librado en las calles de esta favelas, después de que varios narcos cambiasen de facción, abandonando el Comando Vermelho para abrazar el Terceiro Comando Puro.

La resistencia que oponen los narcotraficantes en algunas favelas a la entrada de Policía Militar, junto al asesinado en serie de varios agentes de la UPP, muestran una voluntad de boicotear el cada vez más frágil proceso de pacificación. Lo que me pregunto es por qué todo esto acontece ahora, cinco años y medio después de que la pacificación empezara en la favela de Santa Marta.

¿Por qué no se produjeron antes estos tiroteos? Es algo que nunca he entendido y que algunos explican con supuestos pactos secretos entre la Policía, el Gobierno local y lo narcotraficantes. “De hecho, si te fijas, sólo han pacificados favelas dominadas por el Comando Vermelho. Las que están controladas por el TCP (Terceiro Comando Puro) se han librado”, apunta un empleado del equipo de Gobierno, del que no se puede revelar el nombre.

Guerra en el Alemão

_DSC3626

“Está tenso”. “Barra pesada”. “Mejor no aparezcas por aquí”
Desde que he llegado a Rio de Janeiro, hace casi tres semanas, mis amigos del Complexo do Alemão no paran de avisarme de que el horno no está para bollos. Hasta algunos miembros del Fotoclube do Alemão han tenido problemas y han sido increpados durantes sus actividades.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/03/11/el-fotoclube-do-alemao/
Me tienen prohibido ir a verles. Aseguran que mejor espero a que se tranquilice la cosa.

_DSC3168

La situación precipitó el 6 de marzo, cuando un agente de la UPP fue asesinado, supuestamente por un grupo de narcotraficantes que quieren desafiar el proyecto de pacificación en el Complexo. Unos días antes, otro agente había sido disparado en el rostro y terminó muriendo esta misma semana.

Son ya 10 los policías fallecidos desde el inicio de la pacificación, a principios de 2008. Pero ojo: los ataques contra las UPPs empezaron en 2012 y se intensificaron el año pasado.

Hay quien cree que el proceso de pacificación está en entredicho y que los narcos se están reorganizando para recuperar el control armado del que fue el bastión del Comando Vermelho. El Mundial representa una posibilidad sin precedentes de hacer caja con la venta de cocaína. No es moco de pavo para un  grupo de criminales que siguen controlando el narcotráfico desde la cárcel.

Captura de pantalla 2014-03-10 a las 03.23.12

Quizás por eso el lunes O Globo, el periódico más leído en Rio, abría con la noticia de que el Alemão podría ser ocupado de nuevo y que hay 600 hombres de la Policía, el Ejército y la Marina listos para actuar. Un claro aviso del secretario de Seguridad Pública, José Mariano Beltrame, para los que auguran el hundimiento del ambicioso proyecto de pacificación, que en el Alemão llevó a la construcción de un teleférico convertido en rentable atracción turística para cariocas y turistas.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/05/16/los-sabados-en-el-alemao/

El 10 de marzo, la UPP respondió al asesinado del agente con la detención de ocho personas en el Alemão. Entre ellos, un empleado de seguridad del Teleférico, que supuestamente se habría dedicado a informar a los bandidos sobre los movimientos de los policías destacados en esta macro-favela.

Alemao protesto

Hoy, 11 de marzo, se ha montado gorda. Los moradores del Alemão han salido a protestar contra unas detenciones que consideran injustas, y ha habido cargas policiales. Incluso se han escuchado tiros.
Este vídeo resume bastante bien la atmósfera bélica que se vivía esta tarde en Grota.
https://www.youtube.com/watch?v=nBGhKGAVJ3E

Y mientras Twitter reflejaba el mal estar de los habitantes con comentarios del tipo “Es así que funciona, sin ningún motivo ataques y bombas contra los moradores”, mis amigos seguían la actualidad a través de la tele y las redes sociales, sin atreverse a salir de casa.

Foto: Bruno Itan

Foto: Bruno Itan

Noto que algunos incluso evitan comentar los hechos en sus muros del Facebook, imagino que para evitar represalias. Los que lo hacen, se limitan a escueta descripciones de lo que están viendo.

Lejos de esta tendencia, Raull Santiago resumía así la situación en su muro: “Tengo información de que siete personas han sido alcanzadas por balas de goma. El caos continúa, LA FAVELA ESTÁ CANSADA. Basta de tanta publicidad falsa, basta de tanta arbitrariedad y cobardía. ¡EL PUEBLO HA SALIDO A LA CALLE PARA DECIR BASTA YA!”.

O Globo informaba anoche de que un grupo de bandidos disparó a policías de la UPP después de concluir la manifestación que, remarcaban algunos moradores en Twitter, fue una protesta pacífica, injustamente reprimida por las fuerzas del orden.

Conclusión: no sé cuando podré volver al Alemão, pero está claro que nos esperan meses agitados en la Cidade Maravilhosa.

Otro tiroteo en la Rocinha

Captura de pantalla 2013-10-30 a las 10.33.17

Milagros del Facebook. Te levantas y descubres que anoche hubo un tiroteo en la Rocinha. Estando del otro lado del planeta. Lo puedes ver y escuchar.

https://www.facebook.com/photo.php?v=577628848969103

Abres la página de O Globo y no hay ninguna mención sobre el asunto. Los tiroteos en las favelas supuestamente pacificadas no deben ser considerados noticias. Sólo te enteras si vives allí o por las redes sociales.

La pacificación de Rocinha ha sido desde el inicio un asunto complicado. Ha habido muchos tiroteos desde que la UPP se instaló en septiembre de 2012.

http://historiasdelapacificacion.com/2013/05/12/tiroteo-en-la-rocinha/

Ayer también fue agredida una amiga en el túnel de Leme. La tiraron al suelo, la abofetearon y se llevaron el iPhone y 120 reales. Me comentan que desde hace unos meses la violencia en Rio ha aumentado.
Este nuevo tiroteo me lleva a preguntarme si la pacificación, criticada por muchos y alabada por otros tantos, está en entredicho.

 

La violencia policial llega al asfalto

15jun2013---policiais-contem-manifestacao-no-rio-na-ultima-quinta-feira-13-contra-o-aumento-na-tarifa-do-transporte-coletivo-a-cena-foi-retratada-por-thiago-lara-que-participou-da-campanha-1371318820026_956x500

Es difícil saber lo que realmente está aconteciendo en Rio de Janeiro y en Brasil en estos días de tantas protestas. El flujo de información es tan intenso y contradictorio, que hasta los amigos que están allí no consiguen hacerse una idea clara de quién está detrás de los ataques vandálicos que día tras día empañan las manifestaciones.

Acompaño los eventos a través de los posts de las personas que he conocido en Rio, y que en su mayoría viven en favelas o trabajan a diario en ellas. Y lo que noto es la necesidad de expresar un concepto muy simple: la sociedad se está quejando de la brutalidad policial, parece casi la está descubriendo ahora, cuando nosotros, los ‘favelados’, la sufrimos en nuestras carnes desde hace décadas.

2013062045294

Mientras, la Comisión de Derechos Humanos y Ciudadanía del Parlamento del Estado de Rio, presidida por Marcelo Freixo, emplaza a los ciudadanos que envíen denuncias, imágenes y relatos sobre la truculencia policial en las manifestaciones de estos últimos días. Los ataques a manifestantes pacíficos por parte del BOPE, el batallón especial de la Policía, han sido numerosos, como recoge el mismo diario O Globo, acusado estos días de  haber rebajado las cifras de manifestantes en la calle y de culpar a los ‘indignados’ brasileños de cortar el tráfico y de cometer actos de vandalismo.

http://oglobo.globo.com/rio/manifestantes-que-protestaram-pacificamente-relatam-ataque-gratuito-do-bope-8764379

Mi aportación desde este blog es sencilla: dar visibilidad a los invisibles, a los habitantes de las favelas a los que durante mucho tiempo nadie ha querido escuchar.
Lo que sigue es una reseña de lo que he leído estos días en las redes sociales. Es la voz de las favelas.

13jun2013---manifestacao-no-rio-de-janeiro-contra-o-aumento-da-passagem-de-onibus-na-regiao-da-candelaria-centro-da-cidade-acaba-em-violencia-apos-repressao-da-policia-1371195745286_1920x1080

Camilo Coelho, periodista colaborador de una agencia de comunicación que trabaja en la favela de Santa Marta, recoge en su Facebook un video de la TV Globo, en la que un experto de la cadena critica la “falta de preparación de la Policía” y dice, ojo a la terminología, que “los fusiles pueden ser usados en la favela, pero jamás en un área urbana y menos en la calle durante una manifestación”. “Querido, ¿la favela no es un área urbana? Este video muestra la falta de preparación de este tipo”, le responde Camilo.
El video no tiene desperdicio.

http://g1.globo.com/videos/rio-de-janeiro/rjtv-1edicao/t/edicoes/v/especialista-em-seguranca-publica-comenta-acao-de-policiais-durante-manifestacao/2640971/

Joana Mazza, coordinadora de la agencia de fotografía Imagens do Povo, con sede en el Complexo da Maré, un conjunto de favelas cercanas a la Avenida de Brasil, comenta sintética e incisiva: “Sólo puedo hablar de lo que vi ayer, y vi a una multitud de las más diferentes orígenes y con los objetivos más distintos, pero todos con mismo el objetivo de ser una masa pacífica. Lo que escuché sobre la reacción de la Policía es una repetición de lo que veo cuando actúan a diario en las favelas cariocas, sólo que ahora se aplica al público”.

Foto: Joana Mazza

Foto: Joana Mazza

Léo Lima, fotógrafo de la agencia Imagens do Povo y morador de la favela Jacarezinho, señala: “Primero, no podemos agarrarnos al discursito de que los policías están siendo explotados y no lo saben. Ellos saben muy bien por qué están allí, si no sería diferente, es muy lógico para mí. Sí, el blindado de la Policía estaba en la calle y disparó contra nosotros. Hablo de la favela, mi amigo. Me extraño de que la burguesía se impresione. Parece incluso que el blindado no existía, que tú no lo sabías. Y yo hablo di hipocresía”.

Foto: Luiz Baltar

Foto: Luiz Baltar

Luis Baltar, también fotógrafo de Imagens do Povo, apunta: “No es por los 20 céntimos, es también contra la falta de respecto de las acciones policiales dentro de las favela”. “No es por los 20 céntimos, es también para los moradores de Manguinhos [la favela que será visitada por el Papa el 25 de julio], que están luchando contra las remociones forzadas”.

Foto: Luiz Baltar

Foto: Luiz Baltar

Para concluir, Thiago Firmino, guía turístico de la Favela Santa Marta, DJ y organizador de eventos, escribía: “Estuve en todo el medio haciendo fotos y grabando, y realmente puedo hablar. Es pura cobardía, la gente de prensa con los médicos y la tv y ellos [los policías] pegando tiros a los médicos, a la gente, a los fotógrafos. Me puse malo por causa del gas lacrimógeno y rescaté a varios amigos de la prensa en situación crítica. Son una banda de cobardes, acorralando a las personas, a las señoras, pegando tiros en la cara. (…) Me duele bastante la cabeza, pero al final puedo decir misión cumplida. La favela estuvo allí, la favela bajó. Cabral, su momento va a llegar. Me quedé con pena por los amigos fotógrafos y médicos. Todo esto mientras era atacado y encima intentando salvar vidas. Y la Globo no muestra nada…”.

favel acorda

Mientras tanto, ya han aparecido informaciones independientes en blog y redes sociales que hablan de personas y organizaciones apoderándose de las manifestaciones e intentando desvirtuar su mensaje. Y sí, ya se habla de golpe:

https://medium.com/primavera-brasileira/dfa6bc73bd8a

La gentrificación de Vidigal

10_PHG_RIO_amanhecer100907

Que las favelas están pasando por un acelerado proceso de gentrificación es algo que vienen denunciando a gritos varias plataformas ciudadanas en Rio de Janeiro desde hace tiempo.
http://historiasdelapacificacion.com/2013/04/22/el-comite-revolucionario-de-santa-marta/

5281421195_cbdf4f49f5_z

Hoy el influyente diario O Globo lo certifica en un reportaje sobre Vidigal, la favela chic, y usa exactamente esta palabra, gentrificación, entendida como “aburguesamiento o ennoblecimiento de un barrio”:
http://oglobo.globo.com/rio/o-vidigal-visto-do-alto-8434256

Vista desde Vidigal

Vistas desde Vidigal

El reportaje cuenta que cada vez más empresarios y famosos han elegido Vidigal para vivir e invertir su dinero. Y ofrece datos significativos. El metro cuadrado de esta favela llegaría a costar, según este periódico, 6.400 reales (casi 2.500 euros), frente a los 13.000 reales (5.000 euros) de Gávea, el barrio más exclusivo de Rio, cerca de Leblon.

Vidigal visto desde la playa de Ipanema

Vidigal visto desde la playa de Ipanema

Según O Globo, es la revalorización más rápida y espectacular que se ha visto en la ciudad. Los autores del reportaje la atribuyen a la presencia de los 226 policías de la UPP, instalados en esta favela desde hace 16 meses. También destacan lo que vengo observando desde hace tres meses: la especulación trata las favelas como barrio sólo en el aspecto pecuniario y meramente comercial. Cuando hablamos de infraestructuras, las empresas privadas y la administración miran para otro lado.

2012-487824959-2012011972782.jpg_20120119

Lo sorprendente es que los nuevos inversores no están preocupados con las alcantarillas atascadas y el suministro intermitente de electricidad en una favela que acoge a más de 10.000 personas. Pero una cosa queda clara: la población de las favelas, al menos de las que están en la zona sur, va a cambiar radicalmente en los próximos años. Y todo apunta a que este proceso será cada vez más rápido e irreversible.

La alquimia de los datos

santa_4__2_1291146472

Cualquier morador de Santa Marta afirma, a bote pronto, que en la comunidad viven unas 5.000 personas. Sin embargo, según la web de la UPP Social sólo hay 3.918 habitantes. Son los datos que el Instituto Pereira Passos saca del censo de 2010.
http://uppsocial.org/territorios/santa-marta/

En la misma página, hay una tabla que me llama mucho la atención. Habla de los indicadores socioeconómicos. Según el censo demográfico del IBGE, el INE brasileño para entendernos, el alcantarillado sanitario es “adecuado” en un 91,7%; la recogida de basura, en un 99,8%; y el abastecimiento de agua, en un 99,4%.
http://uppsocial.org/territorios/santa-marta/

Impresiona ver que una empresa pinta las casas de colores, mientras los callejones están llenos de basura

Algunoos callejones en Santa Marta están llenos de basura

Me pregunto si el técnico que ha elaborado estos datos ha estado alguna vez en Santa Marta, donde hay cortes de agua casi a diario; donde la mayoría de las alcantarillas son a cielo abierto; y donde cada vez que llueve la basura se distribuye de forma igualitaria por los callejones.

Agentes de la UPP

Cuatro años y medio después de la llegada de la UPP, en Santa Marta no ha ha habido mejoras en el saneamiento básico

Este técnico con toda seguridad no vive en una favela. Me pregunto si en su barrio aceptaría el alcantarillado sanitario “adecuado” que existe en Santa Marta y en las otras favelas pacificadas, que de momento sólo reciben las UPP, pero no las inversiones y las infraestructuras de los barrios cariocas.

Parece que un tsunami arrasó la favela

Cuando llueve, las escaleras en Santa Marta se llenan de basura